Paige se retira: La carrera meteórica con un triste ocaso.

En la edición del RAW post WrestleMania 34, desarrollado el lunes 9 de abril del 2018, la británica oficializó su alejamiento del ring dado a que en un house show en diciembre pasado sufrió una recaída de su cruda lesión al cuello que no la dejó volver. Una carrera que comenzó desde muy pequeña, y que tuvo un final para el olvido, ya que a los problemas médicos se les sumó su tormentosa relación con el ex campeón de WWE Alberto Del Río y la filtración de imágenes íntimas de carácter sexual.

Paige, de nombre real Saraya Jade-Bevis, tiene una vida ligada al wrestling con sus padres y hermanos luchadores. Fue entrenada desde niña, y debutó a la corta edad de 13 años haciendo equipo con su madre, conocida en el ambiente del wrestling como Saraya Knight, por lo que adoptó como su primer nombre de luchadora Britani Knight.

4306338374_f2ecce63ab_b
Britani (a la derecha) junto a su madre, la también luchadora Saraya Knight.

Con 15 años, Britani ya tenía a su haber luchas por campeonatos, como el World Wide Wrestling League Women’s Championship o el WAWW British Championship. Su primera corona lo logró con el Herts & Essex Women’s Championship, derrotando a su madre. Así, durante el 2011 consiguió varias preseas más luchando en la escena independiente europea. Ese año llegó a la promoción de lucha libre femenina Shimmer Women Athletes, donde tuvo luchas por los títulos en parejas haciendo equipo con su madre, finalizando su incursión en dicha promoción enfeudándose con ella.

Saraya como campeona en Pro Wrestling EVE.

Saraya llegó a WWE a fines del 2011, firmando un contrato que la hizo pasar primero por su territorio de desarrollo, la Florida Championship Wrestling, haciendo su debut en un house show de FCW en enero de 2012 bajo su nombre de pila, Saraya. Pero fue en febrero cuando se produjo su debut televisivo en FCW, adoptando el nombre con el que todos la conocimos: Paige. Dentro de su periplo, tuvo una lucha por el FCW Divas Championship ante Raquel Díaz- hija de Eddie Guerrero-, la cual perdió por DQ cuando Raquel usó la artimaña de la silla adoptada de su padre.

A mediados del 2012, WWE formó NXT como su territorio de desarrollo, trasladando a sus talentos en construcción a la que ahora se conoce como “la marca amarilla”. Es ahí donde Paige adquiere protagonismo como luchadora en WWE, ganando el torneo que inaugura el NXT Women’s Championship el 2013, donde en la final derrotó a la australiana Emma. Con este título comenzaría el despegue de la AntiDiva en la empresa de los McMahon, anticipando un futuro brillante para la joven.

El 7 de abril del 2014 hizo su debut en el Main Roster de WWE, en el RAW Post WrestleMania XXX en New Orleans, en medio de una promo de la entonces WWE Divas Champion, AJ Lee. La pequeña, confiadísima y subestimando a Paige, la desafió de inmediato a una lucha por su título, la cual, y bajo la sorpresa de todos los que vimos ese momento, Paige ganó el campeonato. La inglesa dominaba la división femenina en NXT y en su debut en WWE, quedando en la élite del wrestling femenino a sus cortos 21 años. Tanto así, que se vio obligada a entregar el campeonato de la marca de desarrollo, quedando definitivamente en el Main Roster con el cinturón de las Divas, siendo la campeona más joven en alcanzar un título femenino en WWE.

Paige tuvo una exitosa primera defensa ante el brazo fuerte de AJ Lee en ese entonces, Tamina Snuka. Alicia Fox y Naomi también sucumbieron ante la joven en luchas titulares. Pero fue en junio donde perdió su título frente una retornada AJ Lee, que no aparecía desde aquella noche donde Paige había acabado con su reinado. AJ derrotaba a Paige de la misma forma que había sido derrotada, con un retorno sorpresa y un improvisado desafío. La figura de Paige siguió siendo potenciada por AJ Lee, haciendo una dupla conocida como frienemies o “amienemigas”, donde a pesar de su rivalidad, se mostraban respeto mutuo. Así vino la revancha en Battleground, la cual perdió y en el RAW posterior a dicho evento ganaron una lucha en parejas, pero al final de la misma, Paige atacó a AJ, realizando su primer heel turn en la empresa. La rivalidad siguió y se pactó una lucha entre ambas por el Divas Championship en SummerSlam. Es ahí donde Paige gana su segundo campeonato en el Main Roster de WWE. Poco le duró, puesto que en Night Of Champions lo vuelve a perder ante AJ Lee, en una Triple Amenaza donde también estaba Nikki Bella. En Hell In A Cell pierde su revancha contra AJ, finalizando así su feudo con ella.

WWE Photo
Paige como Divas Champion el 2014.

Pasamos al 2015, y Paige tiene una nueva oportunidad titular en Fastlane ante la Divas Champion Nikki Bella, pero es derrotada. Luego de involucrarse en un feudo con las Bella Twins, es acompañada por su antigua rival, AJ Lee para enfrentarlas en un duelo en parejas en WrestleMania 31. Luego de esa lucha, Paige tuvo un par de enfrentamientos titulares más ante Nikki Bella, perdiendo en todas.

En julio, y dentro del marco del “Women’s Revolution”, Paige lideró el Team PCB (donde la acompañaron Charlotte Flair y Becky Lynch, provenientes de NXT). Bajo ese concepto, el Team PCB le hizo frente a otros dos trinomios: el Team Bella (Nikki Bella, Brie Bella y Alicia Fox) y el Team B.A.D (Naomi, Tamina y Sasha Banks).

La “Women’s Revolution” vino a cambiar el paradigma de la lucha femenina en WWE, replicando el protagonismo que se le estaba dando a la división en NXT. La alianza del Team PCB se disolvió cuando Charlotte ganó el Divas Championship, en esa ocasión Paige argumentó que “sin ella, sus amigas no eran nada”, realizando un nuevo heel turn y enfeudándose con la campeona, donde no pudo ganar el título. La “Women’s Revolution” fue un arma de doble filo para Paige: si bien, ayudó a alzar la división femenina, ella comenzó a perder el protagonismo que poco a poco iban teniendo las ex NXT Charlotte, Becky y Sasha.

En el 2016 las cosas comenzaron a empeorar para la británica. En WrestleMania 32 sólo tuvo un espacio en el KickOff del evento en una lucha 4 vs 4 como face, no teniendo mayor relevancia en todo el primer semestre del año hasta junio, donde perdió ante una brillante heel Charlotte una lucha por el ahora llamado WWE Women’s Championship, retirando el concepto de “Divas” como consecuencia de la “Women’s Revolution”. Tras la División de Marcas del 2016, fue puesta como parte del elenco de RAW. En julio tendría su última lucha antes de que su carrera y su vida comenzaran a adquirir tonos grises.

En agosto de ese año, Paige es sancionada por 30 días por violación a la Política de Bienestar de WWE, que trata del uso de medicamentos no prescritos o drogas. Luego se da a conocer una segunda sanción por el mismo motivo, la que WWE establece por 60 días (la tercera sanción es causal de despido). Todo esto en medio de una cirugía en el cuello que la tendría varios meses fuera de la acción.

En el plano personal de la joven, se publicó que mantenía una relación con el luchador mexicano conocido en WWE como Alberto Del Río, quien estaba teniendo un segundo paso por la compañía, después de que el 2014 salió en malos términos alegando incluso ataques racistas por su origen latino. En la División de Marcas, Del Río fue a SmackDown, donde dicen que querían tenerlo separado de Paige, porque la relación no era bien vista en los altos mandos de WWE. Poco tiempo después, el mexicano volvió a rescindir contrato después de ser también sancionado por la Política de Bienestar. En varias ocasiones, se mostraron videos en redes sociales donde El Patrón, en estado de ebriedad, hablaba pestes de la compañía, apuntando a Triple H, con Paige al lado, manteniendo ella aún vínculo laboral con WWE. Todo eso hacía acrecentar los rumores del despido de Paige una vez terminado su proceso de recuperación, por los continuos escándalos publicitados por ella y su pareja.

Paige y Alberto.

Por si esto fuera poco, en marzo de 2017 se filtraron imágenes personales de Paige desnuda, y otras manteniendo relaciones con Xavier Woods (actual superestrella de WWE, miembro de New Day) y con Brad Maddox (ex árbitro y ex GM de RAW, rescindido hace unos años de la compañía). Todo parecía estar acabado para la joven luchadora británica, quien recibió el apoyo en redes sociales de su madre y de Alberto. Además, junto con el mexicano protagonizaron otro incidente que denotaba el carácter tormentoso de la relación: Alberto fue acusado de violencia tras supuestamente agredir físicamente a Paige en el aeropuerto de Orlando, lo que le causó el despojo del campeonato máximo de GFW IMPACT Wrestling, promoción donde se desempeñaba como luchador.

Pero WWE no se pronunciaba y los rumores de despido eran sólo eso, trascendidos. Luego se supo que Paige ya se encontraba con el alta médica y entrenando para su retorno, pero que en WWE, de momento, no había planes para ella en una división donde dominaban nombres como Alexa Bliss, Sasha Banks, Bayley y Nia Jax en RAW, y Charlotte, Becky Lynch, Naomi, Natalya y Carmella en SmackDown.

Finalmente, el 20 de noviembre de 2017, y en medio de una lucha entre Sasha Banks y Mickie James en una edición de RAW, Paige hace su regreso tras 16 largos meses de espera. La sorpresa no venía sola, la británica en su vuelta introduce a las chicas de NXT Mandy Rose y Sonya Deville, formando un grupo que más tarde sería bautizado como “Absolution”. Las tres atacan a Sasha y a Mickie, dejando claro que WWE no sólo nunca pensó en dejarla ir, sino que pensaba en devolverla al estrellato.

Pasaron semanas de dominio de Absolution en contra de el resto de las chicas de RAW, incluyendo a la RAW Women’s Champion Alexa Bliss, y vendría otro anuncio histórico para la división femenina en WWE, como lo fue el primer Women’s Royal Rumble Match. Paige nuevamente sería parte de la historia grande de la lucha femenina que se ha desarrollado en los últimos años.

La luz volvía a posarse en la figura de la británica, todo parecía quedar atrás, sin contar que su romance con Alberto ya había terminado. Eso hasta el 27 de diciembre de 2017, y a poco más de un mes de su retorno, en un house show celebrado en Long Island, Paige recibe una dura patada de Sasha Banks en la espalda al iniciar un combate en equipos. Las imágenes fueron dramáticas, luego del impacto, Paige no pudo pararse por sus propios medios, teniendo que ser asistida en el proceso.

Salieron trascendidos de inmediato, los que decían que WWE no le daría el alta médica a Paige, tras resentirse en su zona operada, acabando así con su carrera a sus cortos 25 años. Paige no volvió a ver acción y sus presencias sólo se limitaban a acompañar a Mandy y a Sonya en sus luchas. Se perdió el Women’s Royal Rumble Match y los eventos posteriores, como WrestleMania 34, donde también se anunció por vez primera una Women’s Battle Royal Match.

Eso hasta la edición de RAW post WrestleMania 34. Tras una lucha donde Sasha Banks y Bayley se enfrentaban a las protegidas de Paige, supuestamente, para seguir calentando el feudo entre las dos primeras. Paige, tras el triunfo de sus compañeras, y quien estuvo mirando la lucha desde la mesa de comentarios, tomó el micrófono y con lágrimas en los ojos, confirma los rumores y anuncia su retiro. En su discurso agradeció a cada una de las chicas con las que compartió ring y declaró estar orgullosa de haber participado en esta división, la que ayudó a construir para engrandecerla. También agradeció y tomó por ejemplo a dos talentos de WWE que pasaron por lo mismo que Paige, teniendo que anunciar ante los fans el fin de sus carreras por motivos de salud, como Daniel Bryan y Edge. Al primero lo tomó como un ejemplo de esperanza, ya que luego de dos años, él finalmente consiguió el alta médica y volvió a subirse al ring justo un día antes del retiro de Paige, y a Edge lo menciona porque le enseñó a que hay una linda vida después del wrestling, haciendo alusión a la familia que él formó junto a la ex luchadora Beth Phoenix, además de conseguir una carrera como actor tras su alejamiento de la actividad.

New Orleans, literalmente, marcó el inicio y el final de la carrera de Paige en WWE. Hace 4 años, y también un día después de WrestleMania, nos sorprendía a todos ganando el título femenino en su debut. Hoy, en la misma ciudad, y en la misma instancia post “La Vitrina de los Inmortales”, nos anuncia que sus días como luchadora han terminado.
Muchos nos preguntamos por qué la carrera de una joven luchadora, que prometía ser el futuro de WWE se trunca de esta manera, teniendo varias lesiones, con el punto cúlmine de su daño al cuello y espalda. La respuesta puede llamar a la lógica mirando los primeros párrafos de esta historia, Paige sometió su cuerpo a la dura vida del wrestling a los 13 años, con el consentimiento de su familia. Quizás con el afán de tener a alguien de la dinastía Jade-Bevis triunfando en la élite, quizás para seguir la tradición, no sé, pero a muchos nos parece una gran inconsciencia de los suyos. Una historia que incluso será llevada a la pantalla grande, con la producción de Dwayne “The Rock” Johnson, pero que dejará un epílogo triste.

Paige, de todos modos, mantiene contrato vigente con WWE. Y al día siguiente de su anuncio nos da otra sorpresa, pero esta vez alegre: en SmackDown, y debido al retorno a la actividad de Daniel Bryan, Shane McMahon la presenta como la nueva General Manager de la marca azul, iniciando así una nueva etapa en la compañía que jamás la abandonó, ni en los momentos más duros de su vida.

WWE Photo

Paige, “This is YOUR house”.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s