Reporte – 5 Luchas Clandestino: Torneo Deathmatch 2018

Fotografías gentileza de Foto Sunshine.

En el Club M de Santiago, la novel promoción celebraba la segunda versión de su Torneo Deathmatch, que ya hubiese deslumbrado a sus asistentes en la versión 2017. Además, la cartelera ofrecía la lucha más esperada en la escena nacional, entre XL y Guanchulo. Revisamos lo que pasó.

Más de 400 personas había en el recinto escogido para albergar la segunda salida de Clandestino de su hogar, La Bóveda Secreta. El Club M es, sin dudas, una mejor alternativa al siempre deficiente Teatro Novedades, que con sus problemas de acústica jamás logró generar el ambiente de cada viernes en el show de enero, y además pudo ofrecerle a su audiencia el acceso a bebidas alcohólicas que tampoco tuvo el recinto de la calle Cueto. También hay que destacar el buen trabajo por parte de la producción para darle a cada luchador un video de entrada con gráficas, que con las pantallas del lugar hizo lucir mucho más la presentación que Natalia Stack y Juan Ignacio Gutiérrez hicieron de cada participante del espectáculo. Para mejorar, y esto más que a la agrupación, es para el público: tratar de respetar el espacio del resto cuando “se instalan” en el lugar. Mucha gente tomó sillas y se ubicó en los accesos de salida, o bien, enfrente de otras personas, dificultando su visión, incluso después de que los staffs les pidieron salir de ahí. Pero la choreza es más vistosa que los modales, para ellos.

En lo luchístico, una contundente cartelera la abrían 3 regulares de un tiempo a esta parte en Clandestino: CJC, Broek-1 y Rencor se medían en una triple amenaza, que mostró de inmediato el entusiasmo del público por el show. Los gritos del “ponte vío”, “aleluya”, y “Nunca me faltes” alegraron el comienzo de un combate que, al igual que las luchas semanales, sirvió para que cada uno mostrase lo mejor de su repertorio durante el desarrollo del mismo. Una lucha rápida, que tuvo a Broek siendo el único villano, y CJC con Rencor demostrando que han sido de los más destacados en la parte baja de la cartelera en la promoción, quizás lo mejor que hace Clandestino semanalmente, que es construir momentum para las carreras de luchadores que no han sido bien utilizados en otros lugares. La victoria fue para Rencor, tras un cutter de CJC a Broek, aplicando una desnucadora al miembro de Los Bastardos. Buena victoria para un hombre que tiene argumentos de sobra para ser electo el luchador que más ha mejorado en 2018.

Los primeros invitados peruanos en salir al ring fueron Caoz y Da Vinci, que enfrentaban a dos de los villanos de la Bóveda Secreta en Da Silva y Mr. Keyton. Tras el careo entre Keyton vs Caoz y Da Vinci vs Da Silva, los esfuerzos de los chilenos fueron sobre Da Vinci, evitando el tag de Caoz. Caoz entraría, y con un suplex a Da Silva sobre Mr. Keyton le valdrían las primeras loas de la noche. Da Silva se vengaría con una lanza a Caoz, Da Vinci controlaría las acciones con un bulldog a Da Silva y un backstabber a Keyton, pero Da Silva reaccionaría con un Al Fondo de la Favela, aunque la cuenta solo llegó a 2. Caoz intentó terminar con Da Silva, pero la cuenta también llegó a 2, tras intervención de Keyton. Caoz tenía en una llave a Mr Keyton, Da Vinci se lanza desde la segunda cuerda, pero “se cae” (entendemos que es la naturaleza cómica del personaje, pero podemos estar equivocados), Keyton aprovecha sacando del ring a Caoz, y terminando a Da Vinci con patada para ganar el combate.

Sin Azagoth, quien se encuentra delicado de salud y necesitando donantes de sangre regularmente (toda la información al respecto aquí, y nuestros deseos para que se recupere lo antes posible), el Carnaval de Sangre y Mala Influencia se enfrentaban nuevamente, esta vez en las conformaciones de Carnicero, Sexualizer y Kristy, contra Cody, Gallo y Zatara. Tras el duelo de fuerzas del comienzo, las acciones se centran en disminuir a Kristy, quien debe ser fácilmente la luchadora que más daño recibe en sus luchas en equipos. Durante el encuentro, Zatara usó de nuevo su “fuego verde”. En el momento del comeback, Kristy le aplicó un ballsplex a Gallo, pero Zatara salvó la cuenta de 3. Sexualizer con Cody van al escenario, y “El Placer de Luchar” rompe una mesa con el cuerpo del otrora enmascarado. Kristy con Gallo siguen en el ring, y tras contrarrestar los ataques del plumífero luchador, Kristy lo besa y le aplica DDT, aunque Zatara ingresa y le da un Package Piledriver a la Insaciable. Sexualizer y Carnicero entran al ring, pero Carnicero traiciona a su equipo atacando a Sexualizer, quienes venían con desencuentros desde que este último venciera en las clasificatorias para el Torneo Deathmatch al del Matadero Franklin. Con esto, Zatara aprovecha y con un rodillazo sella la victoria de Mala Influencia.

Luego del receso, Kaiser y Límite se enfrentaban en una de las luchas destacadas en la previa del show. El “Rey de Clandestino” contra “La Máquina de Castigo” no pudieron ofrecer la mejor lucha que sus talentos permitían, ya que Kaiser sufrió un desgarro durante la lucha en una de sus piernas, lo que hizo que varias de las acciones no se ejecutaran de la mejor manera. Aún así pudieron ofrecer buena intensidad al comienzo, con buenos duelos de machetazos, y Límite aprovechó la infraestructura para lanzarse desde el escenario durante la lucha. Al final, tras una plancha sapito que Kaiser contrarrestó con sus rodillas, Límite aplica la “Tiempo Límite”, y cuando iba al esquinero para buscar la acción definitiva que le diera el triunfo, Mr. Keyton ingresa para costarle la victoria, algo que aprovecha Kaiser para aplicarle un codazo y Piledriver para vencer al pregonero del 3.

La siguiente sería una Fatal 4 Way con “reglas Clandestino” (2 luchando, 2 esperando tag para ingresar) entre Bad Boy Jr., Reptil, Alex Hero y Engranaje Jack, que ofreció buenos momentos para los 4 participantes. Reptil puede que haya destacado como el mejor de los peruanos invitados este año por la promoción, lo que es una buena noticia para nosotros, porque estará durante este mes en La Bóveda Secreta luchando semanalmente. También es una buena noticia el regreso de Alex Hero, quien ha estado bastante ausente de las carteleras de Clandestino, y que es sin duda uno de los nombres que ayudó a que la promoción tuviese la calidad luchística que ofreció en sus primeros meses de vida. Pero la historia de la lucha fue el triunfo del multicampeón de torneos Engranaje Jack, que ya había regresado al ring de La Bóveda, pero que todavía viene con la energía de volver luego de meses parado por una lesión en un hombro. Tras una pintoresca detención de conteo Reptil sobre Engranaje por parte de Hero y Bad Boy Jr. (pues era una lucha de eliminación), la primera caída sería del propio Reptil, por parte de Alex Hero tras un “codebreaker” desde el esquinero. Bad Boy luego elimina a Hero tras una serie de patadas. Finalmente Engranaje, con una Rompeilusiones, vence a Bad Boy para llevarse la victoria en un muy entretenido combate.

Con un video recordando momentos en la rivalidad de Guanchulo y XL, y con la intensa presentación de Juan Ignacio Gutiérrez, que en ocasiones nos recuerda por qué se hace llamar “la voz de los eventos estelares”, comenzaba la lucha más esperada por la escena local en años. El enfrentamiento mano a mano de dos de los más experimentados luchadores nacionales, dueños de una intensidad que pocos pueden seguir en Chile, y que tenían un escenario idóneo para ofrecer la mejor lucha de sus carreras en el país. Fue un ambiente de clásico desde el comienzo, con XL asumiendo el rol de rudo, trabajando la pierna de Guanchulo. El propio Javier Aravena estuvo involucrado en un spot rápido, donde intentaban aplicarse un suplex, pero las fuerzas parejas no lo permitían. El constante llaveo, las pausas entre ambos, la impecable ejecución de cada movimiento y el respeto mezclado con las faltas de respeto fueron la clave de mantener al público encendido por toda la lucha. Tras ir fuera del ring, XL lanzándose desde el ring hacia Guanchulo rompiendo una silla, XL aplica un bombazo que también termina en 2. Luego intenta terminarlo con una rompecuellos, pero Guanchulo revierte el conteo con un crucifijo y posteriormente una llave. El duelo de cachetazos final terminó con XL aplicando la “rueda de la fortuna” a un Guanchulo que no pudo hacer nada, y pereció ante la superioridad de su rival, siendo vencido. Ovación de pie para los dos luchadores, y no pocos creen haber visto la mejor lucha en la historia de la lucha libre chilena. Por intensidad, ejecución, historia, y ambiente, es ciertamente posible que lo haya sido. Candidata a lucha del año, segura, y tampoco será la última vez que los veamos compartir un ring mano a mano.

Y sin pausa, vamos al Torneo Deathmatch. Con un homenaje a Hayabusa en su vestuario, el campeón anterior Anarko Montaña enfrentaba a uno de sus rivales de este año en Billy Rocka, quien lo tuvo varias semanas alejado del ring por un corte en la cabeza. Hay que decir que el proveedor de tubos fluorescentes este año debe ser de los más contentos con este show, porque la cantidad de tubos que se destruyeron durante las 3 luchas fue enorme. Recuerdo con cariño en el Torneo Deathmatch del año pasado cuando Juan Ignacio Gutiérrez nos advertía del peligro que significaba estar cerca de estos tubos, por las partículas que hay dentro, o por el vidrio que podía saltar cerca. En esta oportunidad el riesgo fue muchísimo más alto, pero a nadie le importó, porque cada spot que los utilizaba era creativo o tan peligroso que la gente lo celebraba a rabiar. Golpes a la cabeza, en los esquineros, una “suicida”, y hasta un skate con tubos fluorescentes fue lo que presentó Anarko Montaña. Billy Rocka hasta mordió un tubo. Billy Rocka no se quedó atrás, y presentó dos armas poco comunes, pero peligrosas: limones, para hacer arder las heridas de Anarko, y una jeringa con cerveza, que terminó en la mejilla del propio Billy, en un momento bastante terrible por decir lo menos. En el final, Anarko saca unos mega tubos fluorescentes conformados por varios tubos fluorescentes, los pone en la lona e intenta aplicar su Shinkoiwa Special, pero Billy Rocka contrarresta y aplica una Canadian Destroyer desde el esquinero sobre los tubos fluorescentes. Probablemente el spot de la noche. Billy Rocka avanza a la final, en otra candidata a lucha del año.

Y si Anarko Montaña homenajeó a Hayabusa, Al-Cold homenajeó a Lola Rotten, al ingresar armado con una corchetera para enfrentar a Hellspawn, quien venía con un rallador. Una lucha de ritmo más pausado, pero igual de brutal. Hellspawn mostró sus dotes de francotirador al lanzar una silla desde abajo perfectamente a la cabeza de Al-Cold. Luego, intentó asfixiarlo con una escoba. Un esquinero plagado de tubos fluorescentes terminó en la espalda de Hellspawn, quien recibió un silletazo con alambres de púas. En las afueras del ring, ambos recibieron corchetes en su piel, con Hellspawn lanzándose desde arriba para conectar a Al-Cold, para luego intentar acabarlo con un swanton. Tras un duelo de cachetazos y suplex, Al-Cold arma una cama de tubos fluorescentes, que terminaría siendo usado por el propio Al-Cold para acabar con Hellspawn tras un bombazo.

Y al igual que el año pasado, donde XL ingresó de inmediato para atacar a Anarko Montaña, esta vez Billy Rocka atacó a Al-Cold para abrir la final del Torneo. Pero en esta oportunidad, tras la tremenda lucha que había tenido, y el esfuerzo puesto para conseguir la victoria, el público no pudo pifiar a Billy Rocka. Probablemente sin llevarse el trofeo, Billy Rocka haya sido el gran ganador del Torneo Deathmatch, porque al terminar fue ovacionado por la performance que ofreció en sus dos combates, y quizás marcará un antes y un después en su carrera. La lucha empezó con ambos usando la silla con alambres de púas para dañar a su rival. Luego Billy se armó de un bate, e intercambiaron golpes hasta que pudo poner a Al.Cold en el “tree of woe”, donde bajó a sacar una cortadora de pasto con la que intentó hacerle un rebaje al peinado de Al-Cold, pero de alguna forma el Pistolero del Puerto saca fuerzas y le aplica una Pálida para la cuenta de 2. Billy Rocka luego lo ataca con un stomp desde la tercera cuerda en el borde del ring, y luego una Canadian Destroyer lanzándose desde la tercera cuerda, pero la cuenta llega a 2. Tras un bombazo, y dos Pálidas, finalmente Al-Cold logra vencer a Billy Rocka, sellando su nombre como nuevo King of Deathmatch, y cerrando un evento excelente de 5 Luchas Clandestino, cuyo final de carta será muy difícil de superar en el corto tiempo.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s