Molinos de Viento

Por David Bustamante

Si hay un mal transversal en la lucha libre nacional es la manía que tienen algunos de pelear con enemigos imaginarios. Cual Quijote, convencido que atacaba gigantes, se enfrascan en disputas que, más allá del morbo de unos cuantos, nada suman ni aportan.

A mi en lo personal me cansa, frases como “el único(a)”, “la verdadera(o)”, “la original”; usadas para promocionar lo que sea, desde una luchadora a una jaula más grande que la del frente, me hace no querer enterarme de lo que promocionan. ¿Saben porque es absurdo? por varias razones, las más importantes son que, primero, si algo caracteriza al fanático de la lucha chilena es que sigue varias promociones, cuando atacas abiertamente y sin motivos importantes a la competencia, es muy probable que también pases a llevar a quien está en tu show. Segundo, es enfermizamente absurdo para cualquier actividad que subsista de la atención de la gente, querer imponerles que es lo bueno y lo malo, que debe gustarle y que no. Si gastaran el mismo tiempo que usan en querer mostrar que malos son al frente, pero en mostrar que bueno es tu show, muchas cosas mejorarían.

Los medios que cubrimos lucha no nos quedamos atrás en este absurdo, esto va con toda la buena intención, pero a la gente no le interesa leer quien le copio a quien, cual fue el primero en hacer determinado segmento etc. Yo se que muchos de los que intentamos hacer esto lo hacemos aprendiendo en el acto, pero hay una máxima del periodismo que todo deberíamos aplicar, nosotros no somos la noticia, la gente nos lee para saber de lo que sucede en el ring, no sobre nosotros. Además es sumamente poco inteligente quejarse de que alguien te copia, son la reglas del juego, si a un medio X se le ocurre hacer columnas los días viernes y lo hace mejor, logrando más visitas y repercusión, perdí, punto. Mis columnas o no son lo suficientemente buenas, o no supe como mantener el interés de la gente. Quejarme de que me copiaron no tiene sentido alguno.

El último ítem es parte de los fanáticos, en esto tengo que dar el crédito a Jimbo Jackson porque fue el primero al que leí sobre la “futbolización” de un sector del público de lucha libre. El efecto barra brava, en un descripción flash, se produjo entre muchos factores por el sentimiento de vacío en la juventud de estratos más bajos durante la dictadura. El sentimiento por el equipo llenó este vacío, provocando una fidelidad irracional que hacía sentir como enemigo a cualquiera que no fuera parte de este sentimiento, caso similar sucedió en Inglaterra con el “no future” y los Hooligans. No tengo certezas, solo fundamentadas sospechas, que este vacío sea el que provoque esta identificación que roza lo irracional, pero si bien esta perfecto que tengas ese sentimiento de fidelidad a una promoción determinada, tomar a las demás casi como enemigas es lisa y llanamente estúpido. No exagero, hay muchos que no puede hacer un análisis de cualquier show sin tener que mencionar lo malo que es el otro show, el del frente, de la “contra”. Peligrosamente similar a la manera de hablar de las barras bravas.

Esto no quiere decir que no puedas criticar o decir cuando algo está mal, pero atacar molinos de viento creyendo que te convierte en un hidalgo caballero solo te hace ver peor. Ya había hablado en parte de esto cuando escribí “El error de publicitar a tu rival“, pero esto va más allá de hacer una competencia inteligente, lisa y llanamente se trata de respeto al público.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s