Por David Bustamante

Uno de los mayores vicios de la educación nacional es como se castiga el error, crecemos tomando como normal burlarse de los errores, lo que va creando pánico a equivocarse. Es una realidad que afecta al que se burla tanto como al que se equivoca, y no todos logran superar en la adultez. 

Dentro de la vida el error es fundamental, sin ir más lejos el método científico se basa en el “ensayo y error”, por eso es que no poder reconocer las equivocaciones afecta en todos los sentidos de la vida, también en la lucha. Tenemos en la escena local algunos “iluminados” que parecen jamas equivocarse. Antes de pasar a complementar esta idea, me gustaría hacer una aclaración, no se trata de que yo sepa todas las soluciones y me suba a un pedestal diciendo como se debe hacer esto, me falta mucho para tener ese conocimiento, si no que cada persona a cargo de un show tenga la suficiente autocrítica para darse cuenta cuando no todo está yendo bien.

Tengo una visión bastante positivista a la hora de evaluar el desempeño de un show o una promoción, los fríos números mandan, 200 personas es mejor que 100, punto. Bajo esa premisa, si yo tengo un show que este año lleva mucho menos gente que el año pasado, algo hice mal; no es tan difícil hacer ese análisis. Es en este punto donde falla la autocrítica y surge el afán de luchar contra los enemigos imaginarios de los que hablamos la semana pasada, dejemos de culpar al frío, a los fanáticos, a la noche, a la playa, a la lluvia; mejor analicemos que fue lo que hicimos mal.

Podemos incuso ampliar la idea, hay otros elementos que requieren de más autocrítica: Si un luchador nunca fue relevante en tu show, se va y logra ser muy importante en otras promociones, algo hiciste mal. Si tenias en tu show un luchador que mostraba cosas interesantes para desarrollar y mejorar, pero finalmente lo hace en otro lado, te equivocaste. Si planeaste una historia, pero al momento de desarrollarla el público se quedó indiferente, el problema fue tuyo, no de la gente. Si hiciste un buen show, pero de todas formas no fue mucha gente, estas fallando en la difusión; tu, no otro, eres el encargado de que la gente se interese en tu espectáculo.

Ejemplos hay de sobra para escribir 5 o 6 columnas, el punto es otro, mientras los encargados de una promoción o de sus historias no tengan la capacidad de autoevaluarse de manera crítica, es imposible que esta, tenga los luchadores que tenga, pueda realmente crecer. A veces, solo a veces, no son todos los demás los que están equivocados, quizás yo también me puedo equivocar.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s