Fear: “Que en 2019 aparezca el Thanos de la lucha libre y desaparezca la mitad de las agrupaciones”

A principios de año, conversamos con Fear sobre la actualidad de la escena nacional, en una entrevista que abrió varios ojos de cara a lo que fue este año. En el último día del año, aprovechamos de retomar la conversación con “El Miedo Encarnado” para preguntarle por su lesión, el presente y futuro de su casa en Santiago, 5 Luchas Clandestino, y de todo el circuito chileno, en una entrevista que, de nuevo, no dejará indiferente a nadie.

Fotografías gentileza de Foto Sunshine

2018 sin duda fue un año movido para ti. Lo primero que debemos preguntar es el estado de tu recuperación, cómo ha sido cargar con esta lesión por tantos meses, y cuándo podremos ver al Miedo Encarnado de vuelta en el ring.

Actualmente la lesión está relativamente controlada. Según la info del médico en su momento, algún día se detonará con ganas por lo que de momento, debo dedicarme a cuidar la zona para extender ese eventual suceso. Más que nada la demora en el retorno es por una cuestión de respeto a la disciplina y a mis compañeros. Una dedicación seria al ejercicio y la lucha es necesaria antes de volver al ring y no quiero volver sin antes prepararme de verdad.

El año partió con un cambio de actitud en Confrontación 8 de Max Lucha Libre, algo que profundizaste con la formación de Mala Influencia en 5 Luchas – Clandestino, donde venías cuajando buenas presentaciones hasta el momento de la lesión. ¿Cómo evalúas esa primera mitad de año en la que estuviste activo?

Fue un período importante de redescubrimiento de mi persona dentro del escenario actual. Por lo mismo tengo la sensación de que fue muy positivo en tanto al plano personal como también en el que involucra a mis compañeros, donde pudimos afiatar un sólido equipo que no dejó a nadie indiferente y que pudo hacerse un espacio importante en distintos escenarios del país.

Sin dudas también fue un año histórico, con una nueva presencia nacional en WWE en Zatara, y la realización del primer tryout latinoamericano en nuestro país. ¿Qué se sintió ver a tus colegas estando frente a los ojos del coloso global? ¿Fue muy frustrante vivir ese proceso estando inactivo?

En primera instancia, orgullo. Orgullo de ver como el trabajo de todos toca un plano mucho mayor e importante dentro de lo que compete a la escena mundial. Creo que el hecho de que WWE haya elegido a nuestro país y un número no menor de participantes nacionales, hablan de que en el panorama mundial, Chile ha plantado bandera, haciendo de nuestra lucha libre, un nuevo hito de desarrollo y potencial exportación de talento. Desde la ventana opuesta, en esa que nos tenía encerrados en nuestras oficinas cagados de calor y con el estrés de mierda del día a día, el ver como compañeros y amigos de toda la vida en esta historia vivían el sueño de participar de esta instancia y uno NO, si claro que era frustrante. Pero creo que es mejor tomárselo con agüita, diluirlo bien y tragárselo de una. Esa dinámica de gritarlo en redes sociales y llorar por que no te llamaron, está demás. Creo que si así fue, es porque hay que seguir preparándose, hay que mirarse y decir; ¿qué me falta? ¿qué es lo que veo en ellos que ahí están, que yo necesito? ¿cómo puedo aprender más, cómo puedo mejorar? Y en eso es lo que por lo menos yo estoy ahora.

La última vez que conversamos, fue días antes de We Are Not Dead, un evento que a todas luces marcó el camino de 5 Luchas – Clandestino en el 2018, no solo en cuanto a la declaración de estar “vivos” en medio de los problemas que aquejaron a La Bóveda, sino saliendo nuevamente en noviembre para el Torneo Deathmatch, del que habías sido parte el año anterior. ¿Cuál es tu mirada de lo que fue el 2018 para la promoción? ¿Dónde sientes que son comparativamente mejores que el resto, y dónde sientes que deben seguir trabajando?

El 2018 de 5 Luchas fue un año de crecimiento, madurez, consolidación y de constante experimentación. Estamos en la idea de que queremos seguir por más, pero al mismo tiempo con los pies bien puestos en la tierra. Creo que no es bueno ponerse en planos comparativos, porque creo que eso es precisamente lo que a Clandestino lo hace diferente. No solemos estar preocupados del panorama general porque no queremos influenciarnos por las ideas de terceros, queremos ser honestos con nuestras propuestas y nuestras capacidades. Somos un equipo que se ha afiatado sólidamente con cada día, en el que cada uno de sus participantes entrega el 100% no sólo por caerle bien al de arriba y ganarse un espacio, si no por la idea real de querer crecer como profesional y hacer de esto algo grande.

No tenemos un “jefe millonario” que toma las decisiones y ataca a los chicos buenos con sus malvadas truculencias. No tenemos un luchador con super poderes que haga reír porque se luce haciendo el ridículo en el ring. No tenemos gente luchando porque nos venden entradas, porque llevan a la familia o porque nos pagan las cuotas a fin de mes y nos ayudan a mantener parados el circo. No buscamos generar contenido repetido de años atrás, irrisorio o que derechamente los mismos participantes en redes sociales se encarguen, sin querer, de demostrar que es mentira. Vivimos en un contexto en el que todo se sabe, todos estamos comunicados y todo está a la vista. En ese sentido, lo que ves cada viernes es real, es fruto de una dinámica de “fluidez” en el que el único fin es mostrar combates de la mejor calidad posible ante lo que cada viernes podamos presentar. Si queremos ser los mejores, hay que demostrarlo en la cancha y es ahí donde apuntamos. Tenemos que seguir trabajando en ser mejores, en estudiar nuestros altos y bajos, en ordenar nuestra lluvia de ideas y en ver que más podemos ofrecer.

Si bien La Bóveda habitualmente está llena, la masividad suponemos que es la meta a futuro. ¿Cómo la enfocarías tú, doblando los shows semanales, saliendo más de La Bóveda, o con otra alternativa?

Yo creo que a todos nos gustaría llevar nuestro espectáculo y ambiente a otra Región. Ya llevamos año y medio dando nuestros shows semanales en la Bóveda y creo que es necesario mostrar nuestras capacidades en un contexto diferente, para llevar a un público diferente y nuevo nuestra propuesta.
Es algo que en general nos piden en los mismos “live” que hacemos, y a mi parecer es un objetivo importante a zanjar dentro de lo que nos depara el futuro.

En esa oportunidad también conversamos sobre el “camiseteo” de ciertos luchadores con algunas promociones, una práctica que está cada vez más en retirada, toda vez que es común ver a los luchadores de otras promociones pasar por La Bóveda, y viceversa. ¿Sientes que los promotores entendieron las ventajas de permitir a sus luchadores desarrollarse sobre el ring en otros escenarios, o crees que aún viven esas prácticas en nuestra escena?

No creo que los promotores hayan sido los que se dieron cuenta de eso. De hecho son ellos los que todavía amarran a sus “figuras” a quedarse en su círculo donde “figuran”. Creo que fueron los mismos luchadores que se percataron que luchar amarrados a una misma escena, una vez al mes, con los mismos luchadores y ante el mismo público, no les ayuda en nada. Creo que para ser mejor hay que salir de tu zona de confort, plantarte de lleno a distintos contextos, escenarios y luchadores es para mi la vía de desarrollo más importante en este circuito, porque no hay mejor aprendizaje que el de la experiencia. Mucha teoría aburre y si tu intención es quedarte en un lado y escalar y ser el mejor de tu círculo cerrado, pues bien por ti, pero no creo que esa sea la forma de demostrar que eres el mejor en realidad.

Un nombre que tampoco estaba presente, pero su nombre ya daba vueltas en ese tiempo, es el de Guanchulo. Lo elegimos el Mejor Luchador del 2018, y su presencia fue fundamental en muchas promociones, además de su trabajo en Yeyos Dojo, pero es sinónimo de Max Lucha Libre y 5 Luchas – Clandestino. ¿Qué viste en Guanchulo cuando llegó, que lo diferenciara del hombre que se fue a Japón? ¿Dónde sientes que está su mayor aporte a nuestra lucha libre?

Además de que el weon pareciera que comió chanko en el gimnasio todos los dias, hablaba como weon y se portaba como vieja ql, creo que lo que más cambió fue su perspectiva respecto a este negocio. Llegó con un importante cambio de switch, respaldado en los años que se dedicó a aprender y educarse al respecto en un contexto tan estricto como es Japón, y es ahí donde está su mayor aporte. Durante la semana yo frecuento constantemente la bóveda, por lo que no es inusual para mi ver los entrenamientos del “Yeyos Dojo”. He participado en entrenamientos de escuelas de lucha libre desde Perú hasta Talca, y creo que jamás he visto una que siga la dinámica de respeto, disciplina, constancia, compañerismo y efectividad que ha ido tomando la escuela del Chulo. No es menor el hecho de que LE PIDAN que abra nuevos cupos y horarios. El espacio es reducido, la wea cansa, pero él siempre busca dar esa nueva oportunidad a quienes se lo piden, pero al mismo tiempo, aquel que no está a la altura, o no cumple con las expectativas de convivencia y respeto por lo que se hace, se va cagando. Respeto por la disciplina es lo que más ha transmitido su enseñanza, algo que cuando nosotros comenzamos no existía y que de a poco se ha forjado de forma consciente y real.

Sobre el mismo Guanchulo, uno de los debates en el público local ha sido etiquetar la lucha de él contra XL, que elegimos como Lucha del Año, como la mejor de la historia en nuestro país. ¿Concuerdas con esa afirmación? ¿Qué tuvo de especial esa lucha para que haya logrado romper las altas expectativas que habían previamente?

Lo que se vio en esa lucha fue resultado de un constante entrenamiento físico y mental. Es una combinación de timming, intensidad, respeto, empuje y un poco de enfermedad (porque los dos están enfermos de la cabeza, es un hecho). Fue un combate serio, sin paso a bromas o espacio a desacreditar a la lucha libre o a quienes estaban enfrentándose en el ring. Se conjugaban además dos historias diferentes dentro de lo que fueron las experiencias más importantes de luchadores locales en el país Nipón, por lo que tenía distintos añadidos extras que hacían de esta una lucha aun más vistosa. En pocas palabras, esa lucha fue así porque se enfrentaron dos PROFESIONALES.

Cada golpe tuvo un porqué, cada lance se desdijo de una estructura de combate real, no por el ideal de “verse bien” de “dar el 100% tirándose de un segundo piso” o de arriesgar la vida por un spot que no iba al caso. Subieron dos profesionales al ring, con todo lo que sabían para lograr someter a su oponente en una pelea real, no una danza coreografiada con golpes simulados. Vimos una pelea para definir al mejor, y eso la hace tan satisfactoria para todos.

¿Qué opinión te merece lo que pasó con Revolución Lucha Libre este año, de prescindir de una parte del roster, a terminar el año despidiéndose del público?

Partamos esta pregunta con la idea de “¿Qué chucha me importa a mi?”.

Pero dejando de lado eso, y ya que preguntan jaja creo que es solamente conclusión de las decisiones que fueron tomando con el pasar del año. Creo que dejar de lado a un importante sector de luchadores consolidados y pretender los mismos o mejores resultados al levantar una camada completamente nueva, además de recurrir a estandartes a los que ya se habían encargado de despachar hace años (y que tampoco es como que muevan 500 personas por show), me parece una apuesta demasiado arriesgada para una marca que lleva 15 años en escena. Súmale además la gran capacidad logística que tienen, contando con formatos variados que se encargan de meter a la fuerza y sin mayores preámbulos en cada show con la intención de hacerlo más atractivo, pero que no se sustentan solas, en especial, si una buena parte de los luchadores en escena, no demuestra estar capacitado para hacer frente, menos en un contexto en el que no justifica su participación en luchas de ese estilo. Te diría que es una lástima, pero es parte de la dinámica que lleva RLL desde que los conocí por allá por el 2005. Les va bien, suman suman y derrepente PAF, se desmorona y parten de nuevo con algún cambio estético al caso. Quizás es así como trabajan ellos no más. Además, pareciera ser un circuito terrible difícil; siempre ganan y hacen o des-hacen los mismos, siempre las mismas cabezas de cartel, siempre los mismos rostros en promoción, incluso cuando los campeones son otros. Con una dinámica así, mejor ir a luchar a otro lado donde al menos las capacidades de uno puedan sopesarse con otros que estén mas nivelados ¿o no?.

En ese mismo sentido, ¿cómo ves la escena local finalizando el 2018, con numerosas promociones montando shows mensualmente, la consolidación y expansión de otras, y mucho talento que está brotando desde esas agrupaciones? ¿Sientes que el luchador joven actual se prepara bien para enfrentar la vida que le espera en la escena local, o aún el nivel promedio no es el adecuado? Así mismo, ¿sientes que los promotores están a la altura del cargo en general?

Lo bueno y malo de toda esta super producción de lucha chilena, es que hay mucho weonaje. Suena super atractivo en el papel decir “tenemos lucha libre chilena todos los fines de semana”, pero ¿de qué lucha libre estamos hablando realmente? Hay escenarios que como dije anteriormente, siguen siendo espacios como de auto ayuda entre los amigos que quieren sentirse bien por lo que están haciendo y darse la palmadita en la espalda después de lo bonito que les salió el “crosscrew double underhook sit out piledriver kai”.

Creo que me gustaría más si hubieran menos agrupaciones y que todos esos niños o jóvenes que están luchando hoy y que no tienen idea ni de como pararse, (pero como venden hartas entradas, pegan hartos afiches en la semana, comparten harto en rrss, o que se yo cual sea el motivo de mierda que los tiene luchando) estuvieran en otro show, haciendo de “secondo” o staff a los profesionales que si lo son, y se ganen su espacio a punta de crecimiento personal, disciplinario, físico y de experiencia en un espacio cerrado y de desarrollo.

¿Se han ido forjando luchadores así mismo? Demás! No lo dudo, si es así como partimos varios de nosotros, el mismo Guanchulo por ejemplo. ¡Pero insisto en que no es así como deben prepararse las nuevas generaciones!. Nos sacamos la chucha lo suficiente para que los más nuevos no pasen por lo mismo. El Ciclón de Talca, siempre me callampeó por varias cosas en su tiempo, pero como estábamos en las mismas, no lo pescaba mucho. Ahora de viejo, me han caído en razón varias de esas cosas que alguna vez comentó y que iban más allá de un comentario, si no una enseñanza para que no me pasen las mismas estupideces después. Dejen de creerse NXT, entiendan que eso NO ES UN SHOW DE ESCUELA. Las escuelas deben ser eso! ESCUELAS, UNO NO SALE A OPERAR MIENTRAS ESTA EN LA U ESTUDIANDO MEDICINA, UNO NO SALE AL JUZGADO A DEFENDER UN WN MIENTRAS ESTA EN CLASES DE LEYES, ¿PORQUE EN LA LUCHA LIBRE LOS ESTUDIANTES LUCHAN?.

Los promotores responden a lo que cada promoción propone. Es difícil hablar de GRANDES promotores, pero al final, en buena medida son los responsables de darle espacio a aquellos que no deberían, porque quizás “lo merezcan”, pero la lucha libre no debería regirse así. Me caen mejor los promotores que pasan mas piola como promotores si, dejen la pantalla a los que se suponen que están promoviendo.

¿Qué esperas para el 2019 en la lucha chilena? ¿Cuál sientes que puede ser un momento clave en el futuro próximo para dar el siguiente gran salto de salidad?

Que aparezca el Thanos de la lucha libre y que desaparezca la mitad de las agrupaciones.

Que se pongan las pilas en la idea de que la lucha libre no es webeo, no es una pichanga nada más.

Que las páginas que cubren lucha libre, cubran a quienes se lo merecen, no a cualquier pelagato que sea capaz de parar un ring. Dejen de validar a weonEs (y lo digo inclusivamente) que no lo merecen. Validen a los espacios y luchadores que se dedican en serio.

Mismo cuento para el público. SI, pueden ser shows entretenidos, pero no me parece la mejor forma de ayudar a la lucha nacional en fomentar a alguien que está haciendo las cosas mal y lo sabes.

Que el público no se cague con el precio de las entradas. Están pa un meme, los campeones del código promocional.

El salto estará cuando podamos terminar de hacer esto algo rentable para todos los involucrados. No sólo el que lucha, sino que el que está en la puerta, el que está de staff, el que pone la música, etc.

Para eso tenemos que ser miles yo creo, si no, nos quedaremos en el under por siempre, pero tengo fe de que con el paso del tiempo y haciendo los movimientos adecuados, al ritmo adecuado, podremos lograrlo en un futuro, ojalá, no tan lejano. Mientras tanto, seguiremos estudiando, entrenando, trabajando y preparándonos para que así sea.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s