ASL y el éxito seguro

Por José Miguel Candia

La promoción penquista Acción Sin Límites terminó el pasado 8 de Diciembre con el año luchístico 2018 tras lo ocurrido con el evento ASL Sentenciados, lo anterior se encuadró en un año marcado por una promoción que comenzó el año 2018 con una exhibición luchistica en uno de los 3 gimnasios que albergaron a la promoción durante este año. Sobre lo mismo, recordar que los primeros eventos del año tuvieron lugar en el gimnasio del Liceo Carlos Condell (Especial de Verano, ASL Conquista y ASL Implacable) para luego volver a la casa de siempre, el Liceo Juan Martínez de Rozas, lo que solo se vio interrumpido cuando Supremacía 8 tuvo lugar en el gimnasio del Liceo Andalién.

A lo largo del año vimos consagrarse al nuevo rey del sur (Chuck Falcon, ASL Conquista), fuimos testigos del histórico reinado de Reus como el luchador joven con mayor cantidad de días como campeón del Bio Bio (315 días) hasta lo que fue su derrota en ASL Sentenciados ante Amadeo Borges, quien terminó el año con el cetro del Bio Bio. Aparte de lo antes mencionado, fuimos testigos también del nacimiento de una nueva dupla en Origen compuesta por los hermanos de madres distintas (Tyler y Disturbio) quienes se hicieron de los campeonatos en pareja en el evento ASL Conquista, destronando a la Logia Borgista y manteniendo su reinado hasta lo que fue Supremacía 8 donde la dupla compuesta por Alquinta y Vargas, Los Náufragos, se coronaron campeones, condición con la que terminan el 2018, sellando de esta forma un año redondo y teniendo su revancha tras un atribulado 2017 que los tuvo al borde de la disolución.

Finalmente, en lo que respecta al cinturón más importante de la promoción, el Campeonato de Acción Sin Límites, recordemos que el 2018 comenzó con Pedro Pablo como portador de dicho título, el que defendió de forma exitosa hasta lo que fue Reacción en Cadena, evento donde PPS perdió el título ante Halcón Negro y luego entro a Escena Damián Blanco para canjear el maletín y para destronar al enmascarado, convirtiéndose en el campeón de Acción Sin Límites hasta los hechos ocurridos previo a Supremacía 8 y donde se coronó Diego Garate como nuevo campeón hasta ASL Extinción, lugar donde un gigante dormido despertó y Kraken volvió a convertirse en campeón de la promoción.

A modo de recuentos, si hay que hacer referencias a las rivalidades que marcaron el 2018, tenemos que recordar, en primer lugar, a la rivalidad Reus – Damián Blanco, la que se arrastraba desde el 2017 tras lo ocurrido en Supremacía 7 y que tuvo su final en ASL Implacable en una lucha “Me Rindo” donde salió victorioso Reus. Por otro lado, tenemos la rivalidad nacida en ASL Catarsis entre Dalsano y Nelson San Martín, que tuvo su segundo enfrentamiento en ASL Extinción y que tendrá su tercera lucha en ASL Infierno en Conce, especial de verano en unos días más, fuera de eso no encontramos feudos prolongados o que hayan dado que hablar.

Fuera de los gimmicks de siempre, si tenemos que hacer mención honrosa en uno que tomó un cambio totalmente distinto de lo que fue su personaje el 2017, ese fue Milo. Tras lo que fue el paso por El Nuevo Poder, el personaje se reinventa como un luchador fanático de la comida, al punto que se le conoce como Burgerweight, quién se ganó el corazón de la fanaticada de ASL a lo largo del 2018. Lo anterior a diferencia de lo que ocurrió con los otros integrantes de la facción que duró hasta finales de 2017 (Priss no tuvo protagonismo hasta qué pasó a ser manager de Jason Matus a partir de ASL Sentenciados y el Gimmick de Critical Jack … bueno ¿qué les puedo decir?). Fuera de lo que fue Milo, las menciones tienen que ir para Damián Blanco (como Top Heel) quien iba como avión hasta lo ocurrido antes de Supremacía 8; de Pedro Pablo como Heel mientras era campeón; de Gárate como Top Face y la ratificación de Falcon como Face hasta lo ocurrido en Aniversario VIII, donde tras el ataque a Gárate se ganó hasta la reprobación de la gente.

2018 también fue el año de ratificación de la alianza entre ASL y el Campeonato Nacional de Lucha Libre (CNL) y por la cual la promoción penquista se convirtió en el territorio de desarrollo de la promoción Santiaguina de acuerdo al anuncio que hizo la mente detrás de estas 2 promociones, Jorge Salazar, tras lo que fue su lucha ante Amadeo Borges en Supremacía 8.

Después de lo hablando anteriormente y a modo de conclusión, podemos hablar de una promoción con tickets agotados, con galerías llenas y con un show de un nivel más que respetable: algo que es sinónimo de éxito garantizado, aunque no podemos dejar de lado ciertas inconsistencias creativas que se vieron durante el año, como la apuesta a los jóvenes para terminar coronando campeón a un luchador como Kraken, o como lo ocurrido con Damián Blanco antes de Supremacía 8 que no volvió a calzar dentro de la storyline en lo que quedó de año, o la inclusión de luchadores a opciones titulares, como el caso de Cabañas en Aniversario VIII donde luchó por el título en un combate donde no gravitó, oportunidad que había ganado tras vencer en una batalla real en ese mismo evento, eso entre otros casos vienen a poner en ejemplo, cosas que ocurren en todas promociones, o sea la promoción que esté libre de botchs que tire la primera piedra, por favor.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s