Por David Bustamante

La semana pasada hablamos de Chris Benoit y como la irresponsabilidad a la hora de luchar era un factor considerable de su crimen. Esta semana miramos el contexto chileno y la responsabilidad que hay que tener al subir al ring, no creo que acá pueda suceder lo de Benoit, pero en una escena que esta todavía en una fase emergente es necesario proteger lo que se ha logrado.

Lo primero para mi es que es necesario tener 18 años para luchar, entiendo que muchos de la escena actual debutaron a edad temprana, incluso en la escena mundial Tyler Bate se dedicó a esto siendo muy joven, pero estamos en Chile y la realidad es distinta. Lamentablemente en nuestra escena las promociones no son profesionales, casi nadie tiene seguro médico y la salud de sus luchadores en caso de lesión pasa exclusivamente por el criterio del promotor. Me parece que es una responsabilidad que se debe asumir teniendo ya la mayoría de edad legal.

Lo segundo es fundamental, tiene que ver con una responsabilidad hasta moral, no solo práctica como el primer punto. Para subirse al ring hay que tener la preparación adecuada, esto no es un juego, las lesiones son reales y siempre van a ocurrir, es por esto que es absolutamente necesario ser apto físicamente para disminuir los riesgos al máximo. No soy un experto en el tema, no podría evaluar quien si es apto para el ring y quien no, pero resulta evidente en ciertas promociones y escuelas que no hay un estándar mínimo para subir al ring a sus luchadores. Entrenar para ser luchador requiere una exigencia física acorde, hay escuelas donde sus alumnos evidencian esta evolución; en cambio otras, no. Esta escrito en la Bóveda Secreta: “Para ser luchador hay que parecer luchador”. Obviamente el tema es más profundo y complejo, pero creo que es una exigencia mínima a la hora de tener una escuela.

En el último año Nikki se fracturó un tobillo, Boris tuvo una lesión en su columna, Cody una fractura en su hombro, Delacroix se lesionó los meniscos, etc. Todos luchadores capacitados. Los riesgos en la lucha libre son reales, mientras más se tomen en serio, mejor se pueden minimizar. No hay una solución a este problema de la escena nacional actual, apelar al sentido común y responsabilidad de aquellos que lucran con la salud de niños definitivamente no va funcionar. Es un tema complejo, creo que la mejor forma de solucionar esto es regularlo, crear algún tipo de directiva que revise quienes son aptos para subir al ring y quienes no; de otra forma solo queda esperar que suceda algún accidente y los medios masivos, junto a algún político, aprovechen para hacer campaña a costa de la lucha libre nacional, esperemos esto no llegue a suceder.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s