Cosas que contarte

Por David Bustamante

Una de las quejas que recibimos en los Premios RasslinPod del año pasado, fue que en la categoría Mejor Feudo solo incluimos rivalidades de CNL y Clandestino. Esto no fue antojadizo, fue sin duda la categoría más difícil de decidir debido a que el nivel en este punto estuvo particularmente bajo, creo que es necesario que varias promociones se planteen ¿Qué estamos contando?

Primero una fe de erratas, creo que el feudo de Xtreme entre Boris Müller y Di Bassi debió ser nominado, lamentablemente hubo un pequeño desfase entre la publicación de las categorías y el evento donde Boris ganó la batalla real de Xtreme; debido a esto, al no tener la confirmación de que el feudo seguía, no pudimos incluirlo.

Creo que la lucha libre es un arte, lo expuse en una de mis primeras columnas, pero lo que le da forma a este arte es la historia que se cuenta. Buenos movimientos, manejo de micrófono, riqueza técnica, personajes entretenidos; son elementos que acompañan a la historia, pero eso, acompañantes, se sienten vacíos si no hay un porque detrás. Es como una película, puedes tener un filme con excelentes tiros de cámara, buenos actores y fotografía de nivel; pero jamás será una película memorable sin un guion o una historia importante detrás. Lamentablemente en Chile hemos mejorado considerablemente en todos los aspectos expuestos anteriormente, pero todavía hay un déficit en cuanto al desarrollos de historias. El triunfo de Daniel Bryan en Wrestlemania XXX o la emoción de varios luchadores afroamericanos por la victoria de Kofi, no fueron por lo espectaculares de sus luchas, si no por todo el trasfondo que tuvieron esas rivalidades.

También es importante que los espectadores valoremos las historias, el ganador al premio Mejor Feudo fue Pedro Pablo contra Rocket, a mi gusto merecido, fue la historia más desarrollada de todo el 2018. El segundo lugar fue para Guanchulo contra XL, en mi opinión injusto, fue una tremenda lucha, de las mejores de la historia de la lucha chilena, pero no venía acompañada de una gran historia; si bien Clandestino se caracteriza por su nivel sobre el ring, no tanto por sus historias, lo que contaron durante casi todo el año Billy Rocka contra Anarko merecía una mejor consideración de parte del público. CNL aportó otros feudos que pudieron ser mejores, pero una accidentada temporada en lesiones lo impidió, pero no hubo mucho más ese año.

Este año comenzó mejor, los ya nombrados Di Bassi y Boris cerraron de manera excelente su rivalidad en Back to Xtreme, Carnicero contra Sexualizer es candidato desde ya a este galardón, todavía falta ver que entregará CNL en su nueva temporada, pero todavía es poco. No es necesario que todas las luchas tengan grandes historias detrás, a veces una lucha solo con la motivación de ver a dos buenos exponentes también es memorable, ya pusimos el ejemplo de XL contra Guanchulo. El tema es que no puede ser una constante, tampoco es necesario tomarse largos tiempos para contar algo, Crashilda contra Anarko lo hicieron en solo un duelo que tuvo emoción, risas, y buen nivel, pero es necesario que las luchas no sean solo por honor o por ver quien es mejor.

La escena nacional ha mejorado demasiado, el nivel es de lo mejor de Sudamérica, no es casualidad que WWE haya puesto su mirada en luchadores y luchadoras chilenas, pero la mejoría definitiva será cuando las historias desarrolladas sean una constante y no una excepción, esperemos esto sea luego.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s