La Iglesia del Wrestling

Por David Bustamante

Uno de los puntos esenciales de una religión es el dogma, esto es una verdad que no se puede poner en duda dentro de su sistema, si bien esto es fundamental dentro de una iglesia, es tambien uno de sus problemas principales, provocando diversas tragedías a lo largo de la humanidad. Pero esto no es una critica religiosa, esta semana quiero hablar de aquellas agrupaciones que usan el dogma como forma de vida dentro de sus luchadores.

Hace un tiempo entrevisté a un luchador que era campeón de una agrupación de bastante historia en Chile, entre las frases que dijo hubo una que me llamó poderosamente la atención, me dijo que en su agrupación se veía la mejor lucha libre del país. Cabe mencionar que en ese momento ya existía Clandestino y CNL tenia su mejor año, el 2017. El tiempo confirmó que ni el mismo creía que su agrupación fuera la mejor de Chile, ya que con varios compañeros no siguió formando parte de esta, mientras el público no dejaba de bajar en sus graderias.

Pero esto no es exclusivo de una promoción, hay muchos que usan este sistema casi religioso dentro de su camarín, no se puede poner en duda las decisiones y cualquiera que ose sugerir que hay que mejorar algo se le invita a salir. Lo terrible de esto es que muchas veces conforma un ambiente tóxico, donde muchos no se dan cuenta genuinamente que cosas que suceden dentro no son buenas, o que en realidad no te dan mayor protagonismo porque simplemente temen que los puedan opacar.

La exclusividad también puede ser un dogma, el hecho de que solo tengas que luchar en mi agrupación, sin darte una recompensa por eso, es a todas luces injusto. Puedo equivocarme, pero siento que si un luchador logra ponerse over en una promoción de mayor público, solo traerá cosas positivas, no puedo concebir que se castigue por ir a otros lados. El punto central de esto es que cualquier líder que no permita voces contrarias, o que nunca reconozca errores, es un líder negativo, la única manera de mejorar una agrupación es usando la razón, entendiendo errores y mejorando las cosas que, evidentemente, se están haciendo mal. No hay manera de mejorar cuando la cabeza, el líder, no acepta criticas ni comentarios a mejorar.

Finalizando lo de esta semana, quiero referirme a mi columna de la semana anterior, recibí muchos ataques por mi crítica, algunos derechamente personales, pero lo negativo es que ninguno aludió a lo que yo escribí, nadie mencionó o defendió la historia detrás de Nicolas Cornell contra Oliver Bruce. Claramente ahí tenemos un dogma, lo terrible no es lo que dije, lo terrible es que osara decir que el líder, todos sabemos quien, se pudo equivocar. Espero de todo corazón, con el cariño que le tengo a Legión, que fue la primera promoción que cubrí, esto no sea una constante, pero permítanme dudar, permítame dudar.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s