Por David Bustamante

Iniciamos este 2020 ante una coyuntura histórica en Chile, la posibilidad de una nueva constitución, legítima, sin fraude electoral y por primera vez en la historia de Chile, con participación ciudadana. Este momento nacional también se puede replicar en la lucha libre, luego de un año complicado, aprendiendo de los errores y problemas sucedidos.

Los hechos sucedidos son de público conocimiento, no tiene sentido replicarlos nuevamente. Los errores propios de las promociones también los detallamos en los balances de fin de año. Es momento de dar vuelta la página y aprovechar la experiencia. Chile tiene una base sólida de luchadores, conocimiento internacional de nuestra escena y profesionalismo sobre el ring que no tiene precedentes en la era moderna. Es momento de aprovecharlo de la mejor manera posible, con una temporada sólida.

El caso de Clandestino es claro, lleva tiempo siendo la mejor lucha libre nacional sobre el ring, pero no es suficiente, es el momento de exigirle más. Cuando una promoción sobresale, es natural exigirle por sobre al resto, las luchas de gran calidad necesitan un contexto. Clandestino ya mostró que puede, sin ir más lejos la rivalidad entre Carnicero y Sexualizer fue elegida la mejor del año 2019. Creo que ese es el camino correcto para potenciar de manera definitiva a una promoción que lleva 3 años destacando.

CNL hizo lo propio, sentó buenas bases para su webserie, haciendo algo realmente novedoso para la escena nacional. Este año debe consagrarse, el paso puede ser definitivo, lograr salir del under de una buena vez es la misión. Lo mejor de ambas marcas es que no compiten, entregan un producto distinto y la lucha nacional puede crecer en varios elementos a la vez.

Finalmente, quiero detenerme en dos promociones: Ngen y Fénix. Con evidentemente menos recursos, financieros y de elementos, lograron hacer una temporada bien estructurada, con buen nivel y con historias de mediana complejidad que sobrepasaron con creces lo hecho con anterioridad, demostrando que se puede aunque se haga solo un show al mes y la continuidad de tus luchadores no esté asegurada. Se puede, esa es la consigna para esta nueva década, es momento de avanzar, el paso debe ser hacia adelante o, en su defecto, al costado.