Por David Bustamante

El mundo de la lucha sufrió está semana la muerte de Hana Kimura, la luchadora de Stardom decidió suicidarse luego de recibir contante bullying por medios de redes sociales. Este lamentable hecho nos hace preguntarnos ¿Hasta donde es válida la libertad de expresión?

La lucha, al igual que la gran mayoría de las actividades deportivas, es un espectáculo público; dirigido a la mayor cantidad de gente posible. Esta gente que consume lucha tiene el derecho de emitir su opinión, un luchador o luchadora que no sabe aceptar las críticas de fanáticos, sean certeras o no, no puede dedicarse a esta actividad. Un luchador o luchadora, al igual que un futbolista, una tenista, un periodista televisivo, una actriz, etc. Debe entender que su labor es de dominio público, y que es derecho de aquellos que ven tu espectáculo decir cuánto les gusto o cuánto les desagradó una lucha. El tema central de esto es, ese derecho a opinar de una lucha o un luchador significa que puedes decir lo que quieras…

La respuesta claramente es no, la libertad, al igual que los derechos, tienen siempre una paradoja; no existe la libertad de esclavizar, tampoco el derecho a violar derechos. Tu derecho de dar una opinión se acaba cuando insultas, cuando haces comentarios personales o violas la integridad de un luchador, esto es algo que a muchos les cuesta entender.

En el caso puntual de Hana Kimura, según lo que se informa desde Japón, no fueron los fanáticos de la lucha los que la acosaron, si no que los seguidores de un reality show donde la luchadora participó (Terrace House Tokyo), sin embargo sería iluso negar que dentro de la lucha libre también tenemos gente que expresa su fanatismo de manera tóxica, y esto es algo contra lo que todos debemos luchar.

La libertad de opinión es un bien muy valioso, un derecho que en Chile no siempre hemos gozado, por lo mismo debemos cuidarlo y los medios también somos responsables, todo aquel que quiera comunicar tiene derecho de buscar las opiniones de quién estime conveniente, pero entrevistar a gente que amenaza abiertamente de asesinar a otro por pensar distinto como Sebastián Izquierdo, es, siendo suave, irresponsable. Habría que realizar un análisis a nuestro propio actuar antes de condenar otras actitudes, sin duda el mundo sería un lugar mejor.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s