Perdón por Molestar

Por Tamuri Vega*

“Todo acto de violencia hacia el género femenino que tenga como resultado un daño físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad”

Definición de violencia contra la mujer, ONU, 1996.

A raíz del alzamiento de voces denunciando violencia de género en el mundo de la lucha libre mundial he decidido hablar y aclarar publicamente desde el lugar de nosotras, las mujeres. Todas hemos sido violentadas de algún modo a lo largo de nuestras vidas, desde nacer en una sociedad machista, siendo discriminadas y vetadas de lo que podemos hacer. Nos tildan de cuaticas, de que andamos con la regla, minimizan cada cosa que nos molesta o nos daña, justificandose en que es una exageración…

¿Te cuento algo? Eso es machismo, tiene hasta una palabra propia y es Gaslighting, forma muy sutil de manipulación y abuso sicológico, haciendo dudar a la víctima de la realidad, de su percepción y su criterio. Este tipo de machismo (junto con varios más) se hacen a diario y muchas veces sin pensarlo, simplemente porque la sociedad, incluídas muchas mujeres, nos apuntamos con el dedo dejandonos ver como el sexo débil, dando a entender que nos pueden manipular y pasar a llevar. ¿Te han interrumpido innecesariamente cuando estás explicando algo? ¿Te interrumpen cuestionando lo que dices y lo explican (según ellos) de mejor manera, porque su sabiduría es mayor a la tuya? La respuesta probablemente es si y también son micromachismos, Manterrupting la primera y Mansplaining la segunda.

Hay distintos tipos de violencia de género y en diferentes niveles, pero eso no le quita gravedad a ninguno. Estos días hemos leído, escuchado y comentado actos de violencia de los peores, como son la violencia sicológica, amenazas, maltratos físicos, abuso sexual y violación. Teniendo como acto siguiente a la denuncia una crítica sin comprensión a la víctima, sometiéndola a una revictimización que no corresponde, poniendo en duda el por qué lo hace y del modo en que lo hace, haciéndola sentir responsable por lo que pasó. El cuándo denunciar no tiene fecha de expiración, se hace cuando la víctima esté lista para hacerlo, algo que cuesta mucho en una sociedad que acostumbra a cuestionar a las mujeres. Además de ser muy fácil juzgar y dudar cuando a ti no te ha pasado, es por esta razón que los agresores se aprovechan de este “momento de paz o silencio” de parte de la víctima para seguir abusando de otros. Por muy cercano que sea, por muy bien portado que sea con nosotros, incluyendo que nos cuide o defienda, no quiere decir que esta persona nunca le haya hecho daño a otra.

TÚ, que cuestionas a las víctimas de violencia, que te molesta ver tu feed o TL lleno de denuncias ¿Te cansa escuchar a estas mujeres locas reclamar para no ser maltratadas, abusadas, violadas o asesinadas?

¡Entonces haz algo!

Apoya una causa feminista, para de minimizar y apocar a la mujer, deja de cosificarla, no te envíes fotos de mujeres por Whatsapp, tampoco cuentes cómo gran hazaña cuántas mujeres te tiraste en tus vacaciones. El futuro sin acoso, sin miedo y con paridad de género se debe hacer entre todos.

*32 años, Asesora de lactancia, parte de Agrupación Udwe (Agrupación multidisciplinaria en ayuda de la comunidad).

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s