Por D. Ancalaf

Durante la última semana se remeció el mundo del wrestling. Diversas denuncias bajo el hashtag #SpeakingOut surgieron no solo en la escena británica o estadounidense, también repercutió y caló hondo en el circuito nacional. Entre los tipos de denuncias más de reiteradas se encuentran situaciones de abuso de poder al interior de escuelas/promociones, como también abusos al interior de relaciones personales.

Las réplicas de estas denuncias no se hicieron esperar. Por un lado las empresas y promociones de lucha libre, que en su gran mayoría emitieron comunicados referentes a apoyar la causa, y no siendo pocas las que se refirieron desvinculación de algunos luchadores. Sumado a lo anterior, algunos luchadores han anunciado la automarginación. La pregunta que nos queda es si con estas medidas hacia el personal, ¿se acaba el tema? 

“Muerto el perro se acabó la rabia”

Frase utilizada por el Xavier Azkargorta, cuando renunció al mando de la seleccción chilena de fútbol, Junio de 1996.

Probablemente un sector se siente complacido por estas medidas; u a otro no le parezca bien o parezca muy poco. Lo cierto es, que son medidas inmediatas. Si queremos evitar, minimizar y mitigar denuncias como las que hemos leído la ultima semana, es responsabilidad de todos quienes se identifiquen como parte de la “Lucha Libre Chilena”, comenzar a consensuar y lograr acuerdos transversales.

Ya se ha hablado en ocasiones anteriores la dificultad de generar un organismo rector, que sea transversal a la disciplina, ya estamos a años luz de estar todos de acuerdo. Si creo, que existe un amplio espectro que tomara el #SpeakingOut como punto de inflexión, y espera generar compromisos no solo de los camarines hacia afuera. Ya existen iniciativas como un “código colectivo” por parte de XNL o la plataforma “Lucha contra el abuso” que, esperemos, den frutos a largo plazo.

¿Debemos como “Lucha Libre Chilena” crear una cultura de respeto? es probable. Estamos a tiempo de que tanto las promociones, luchadores, escuelas, backstage, público y medios entendamos los límites de profesionalismo y límites personales de la disciplina. ¿Existe un parámetro de evaluación? ninguno. Lo único claro es que el público debe decidir que cual es el show que prefiere.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s