Hace una semana la atención de todos estaba puesta en las denuncias de varias mujeres de la escena nacional, en medio de los múltiples testimonios hubo uno que evidenció un quiebre dentro de Legión Lucha Libre, pero que no muchos notaron en medio de las graves noticias de abuso. Curiosamente, fue justo una funa a un luchador lo que gatilló que varios miembros de la promoción mostrarán públicamente su molestia.

“Yo no vuelvo a Legión a menos que se me pague por luchar”.

La Comic Con es un evento que siempre aglomera una cantidad importante de gente, es en esta vitrina donde Legión ha montado su ring en ya varias ediciones, luchando para una cantidad de público considerablemente mayor a la que asiste regularmente a los eventos de lucha libre nacional. A todas luces una gran gestión, una oportunidad única para quienes componen la promoción, sin embargo, no para todos es una buena experiencia. Conversamos con varios luchadores que fueron parte de este evento, los que accedieron a contarnos su versión de forma anónima, una experiencia que fue mucho menos agradable de lo que debía ser: “Casi no disfrutábamos nada de la estancia ya que eran 3 bloques, cada uno con una considerable cantidad de luchadores de afuera, terminábamos y teníamos que quedarnos hasta el siguiente bloque preparándonos, todo era un desorden y nos cagábamos de hambre todo el día…”. Varios de los luchadores entrevistados coinciden en que las jornadas eran agotadoras, recibiendo como colación cosas tan básicas como un bidón de agua para todos y un pan, que si no fuera por un amigo que les llevó cosas para comer no habrían podido aguantar las jornadas.

Sin embargo, esto no fue un caso excepcional o un error dentro de Legión, era una constante de los días de shows, ya que debían desmontar el ring en el gimnasio donde se arrendaba, llevarlo al Teatro Novedades y montarlo para el show, además los luchadores se encargaban de toda la preparación del evento, desde iluminación hasta la obligación de vender entradas. Un trabajo, a todas luces, pero sin remuneración alguna, donde nuevamente se repite la inexistencia de condiciones mínimas: “En el camarín siempre fue tema la falta de cosas que eran necesarias, por ejemplo, papel higiénico, agua, comida pre y post show, pero todos estabamos ya resignados (…). Uno que otro de repente le decia algo pero era vetado”.

Esta era una constante del trato de Braulio Moreno con sus luchadores, aquel que se quejara no era bookeado dentro del show, algo que también sucedía si algún luchador iba a otra promoción. Un destacado luchador nacional era parte de la promoción en 2017, siendo uno de los más queridos por el público, era el designado para ganar la Batalla de Legionarios, pero semanas antes debutó en CNL y Clandestino, por lo que el ganador fue finalmente Solar Sánchez, que nunca hizo efectiva su oportunidad titular. Estos vaivenes en el bookeo también eran notados por los luchadores, que muchas veces no entendían los resultados de los combates: “El equipo creativo lo manda Braulio, pero lo manejan otras personas… Estas personas generalmente tenian buenas ideas con buenos desenlaces, pero si a Braulio no le gustaba, se cambiaba”. Este testimonio coincide con el de otro ex integrante de la promoción: “Todos los buenos feudos, la lucha de Oliver con Nicolás, era trabajo de Matías Campbell, Vicente Arteaga y Víctor Motta, todos los buenos feudos eran por ellos, cuando pasaban cosas que no se entendían, era por Braulio“.

Woodan y su salida de Legión: “Estaba pidiendo cosas básica, como un almuerzo

Hace un tiempo Atemista con Braulio crearon Evolución Plus (En ese momento se llamaba Evolución Cae) con la intención de ser el escalón previo al show de Legión, sin embargo luego de un problema entre ambos, Evolución paso a ser independiente de Legión, hoy es el refugio de varios de los luchadores que han sufrido el trato del productor. Varios de los entrevistados, aseguraron que hoy están centrados en este proyecto, y que volverían a Legión solo en caso de recibir pago por su trabajo, otros indican que buscan alejarse un tiempo de la lucha libre: “Hay un luchador que Braulio le solicitó seguir, este le dijo que sólo si recibía pago, yo no vuelvo a Legión a menos que se me pague por luchar, por amor al arte ya no”.

Si bien todo esto sucedió a principios de año, no se hizo público hasta el fin de semana del #SpeakingOut Chile. Jerome fue funado, sin embargó a varios de sus cercanos les aseguró, con pruebas, que la denuncia no era real; pese a que estos le creyeron, prefirió renunciar a la lucha libre para no dañar el proyecto de Evolución Plus, aun así la cuenta oficial de Legión Lucha Libre lanzó un comunicado informando que “desvinculaba” al luchador, pese a que este ya había renunciado por su cuenta. Para muchos fue la gota que rebasó el vaso, entre ellos se repite la opinión de que Braulio Moreno usó esto para limpiar su imagen y quedar bien con los fanáticos en la complicada contingencia que vivía nuestra escena. En opinión de los compañeros de Jerome, Braulio se aprovechó de ellos, una vez más.

El luchador Dixel nos contactó, posterior a la publicación de este artículo, para confesarnos su experiencia vivida dentro del marco de un show internacional.

Hubo un show que organizó Braulio Moreno en febrero del 2016, el cual tenía relación con Wrestling Superstar, pero sin su producción. El show contaba con la presencia de luchadores como Chavo Guerrero, Bobby Lashley, Scotty 2 Hotty, Hurricane Helms, entre otros. Mi papá entonces en ese show tenía una van y trabajaba en transportes y le prestó servicios a Braulio para los traslados dentro de Santiago. Cuento corto, Braulio no le pagó ni la bencina, lo tuvo 2 días enteros moviendo luchadores desde el aeropuerto al hotel, del hotel al lugar del evento y viceversa. Tampoco le dio colación ni una palabra de agradecimiento, el pago no se hizo nunca y mi papá finalmente no quiso insistir con el tema”.

“Además, en ese tiempo todos los luchadores que éramos parte de Legión fuimos prácticamente obligados a participar como staff de este evento. El trabajo consistía en traslado del ring desde el Gimnasio de San Miguel al lugar del evento que fue en la Cúpula del Parque O’higgins, y llevarlo de vuelta una vez finalizado. Dentro del recinto teníamos que hacer las labores de seguridad, aseo, venta de tickets y todo lo que está detrás del show, además de estar para los mandados de Braulio, el cual ni siquiera pedía las cosas de forma amable. Supuestamente habría un pago de por medio, el cual tampoco llegó ni tampoco se nos dio una cosa mínima para comer, considerando que nos tuvo desde las 6 de la mañana hasta las 10 de la noche. La excusa de Braulio siempre fue que le había ido mal con la venta de entradas y por eso no podía pagar a la gente que estuvo ahí”.

“Desconozco si Atemista, dueño del ring, recibió pago por el arriendo. Quiero recalcar que la producción de Wrestling Superstar no tuvo nada que ver aquí y sólo hicieron como intermediarios entre Braulio y Hugo Savinovich, quien fue el que trajo a los luchadores“.

2 respuestas a “Quiebre en Legión: Las razones del descontento de sus luchadores

  1. Esa persona que iba a ganar la Batalla de Legionarios del 2017 y no lo gano por las razones dichas en la nota es Alex Hero? O le estoy errando?

    Me gusta

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s