Durante la semana, se vivió un cierto “encontrón” en la fandom latino del wrestling. Específicamente, entre el Youtuber Warge y la superestrella de WWE Ángel Garza; una disputa que se dio entre IG y twitter. Aprovechando este espacio de opinión hay dos puntos que me gustaría destacar como dice el título: los egos y los límites.

Spoiler: no me referiré a la crónica del conflicto, pero si les interesa leer los pormenores, les recomiendo esta nota.

Volviendo a lo remitido por la columna de opinión, por un lado, es importante resaltar el conflicto del comunicador involucrado. Parte de esta disputa claramente escala en el instante en que el involucrado se siente como “personaje” pasado a llevar.

Es importante entender que estos “personajes” podrían ser en distintos contextos de la Lucha Libre Chilena. Ciertamente existe un empoderamiento que parte en redes sociales para tanto luchadores como fanáticos, que permite a cada uno tener una suerte de propia vitrina. Muchas veces cuando los primeros ejercen un juicio de valor (e incluso los segundos), se debe entender que el rol que cumplen esta bajo los cánones de un “personaje” o “gimmick”. Si como medio o comunicador aduces a un “estilo” o “personaje”, es responsabilidad entonces mantener la seriedad o estructura del mismo. Pero hay que entender que este otrora “personaje” nunca estará a la par de un “luchador”.

Los limites, al estar poco delimitados, hacen difuminar un poco las matices de esta suerte de enredo. Pero una cosa es clara e importante: si bien, la mayoría de los medios que cubrimos lucha libre la componen fanáticos, se debe realizar un análisis con cierto criterio para que nuestro mismo medio sea validado. En pocas palabras, como medios debemos (o al menos intentar) evitar actuar como fanáticos.

Esto se da en un contexto en el que cada vez existe una mayor globalización de la información y la comunicación. Si como medios vamos a comunicar algo, debemos hacernos responsables del alcance de esa tribuna. Si gustas con trabajar a base de Trash-Talking, se debe ser consecuente. Antiguamente, ¿Quien se iba a interesar en la pelea chica?. Lamentable o por suerte, hoy, por pequeños que sean los conflictos, siempre estará el lector para enjuiciar, ya que esto último no debiese ser rol de los medios.

 

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s