Desde su mirada como actor, El Desempleado Mayor de Chile nos conversó sobre distintas aristas de la interpretación de un personaje en la lucha libre, puntualmente en la búsqueda de identificación con el público con realidades sociales. También repasó aspectos de su carrera y tuvo palabras para las agrupaciones donde trabaja.

Foto portada: Instagram C.

Luchador independiente de la escena de la V Región, con pasado en FNX Lucha Libre y actualmente desempeñándose en La V Pro Wrestling y Sangre Nueva Lucha Libre, donde es el vigente Campeón de Villa Alemana. C, El Desempleado Mayor de Chile, fue el invitado N°12 de RasslinPod Live, nuestro ciclo de entrevistas por Instagram.

Le consultamos sobre sus tiempos de cuarentena, donde sostuvo que “sobrevivir como cesante ha sido bien difícil, sobre todo mentalmente”, pero que “las pequeñas actitudes que uno puede hacer en este encierro son las que me han hecho sobrellevarlo”.

Su carrera

El amor por la lucha libre para C comenzó con WWF en La Red, rompiendo la cama de su madre. Se interesó por ser luchador, sin saber que había lucha libre en la V Región, por un amigo que lo llevó a una agrupación.

En enero de 2015 comenzó mi aventura por la lucha libre nacional, que ha tenido altos y muchos bajos, pero lo que más rescato es hacer lo que amo. Obvio que me gustaría vivir de la lucha libre, es difícil acá en Chile, pero no imposible si uno se empieza a trabajar. Ha sido un camino de desamores y amores, pero bien bonito“.

“Fui parte de Fénix Lucha Libre, estuve 3 años incluyendo los entrenamientos básicos, fue mi primera casa, mi primer amor. Todo iba bien hasta que pasó el fatídico día en que me despidieron y nada que hacer, después decidí buscar oportunidades en otros lados y hasta antes de la cuarentena me estaba yendo super bien“.

El despido en FNX hizo que C reformulara su destino. Conocido en la agrupación de Quilpué como Ministro C, reveló que no pudo seguir usando ese nombre y sólo se llamó C, asumiendo su condición de luchador cesante y comenzando, como muchos chilenos, a deambular y a dejar currículum en distintas agrupaciones.

Al principio debuté como Elder C junto a mi compañero Javier Trujillo (ver entrevista) y fui ascendiendo hasta ser Ministro C. Mucha gente me preguntaba por qué ‘ministro’ si no era político, fue porque en Estados Unidos a los grandes poderes religiosos se les llama Ministro, y entonces para que sonara elegantito, me puse Ministro C. Y ahí tenía todo el poder, seguidores, tenía 5 secuaces, hacíamos maldades por todos lados, hasta que un día me empezaron a abandonar y quedé solo. Y cuando pensé que podía hacer las cosas solo, me despidieron en una Lucha de Maletines, saqué el maletín de despedido y ahí me fui a pique“.

“Pensé en retirarme, el destino quiso que me despidieran y no tenía nada que hacer, pero me dije que todavía tenía algo que mostrar en la lucha libre nacional, y así nació la idea del desempleado ‘C’, (aparte que me quitaron los derechos del nombre ‘Ministro’ porque no pagué la cuota mensual, jajaja). El objetivo de C es conseguir pega en la lucha libre y lamentablemente lo único que he conseguido es tener duelos con los jefes principales de las agrupaciones en las que he estado. Pero hay que seguir luchando hasta conseguir el contrato. Ese es como mi anhelo”.

 

 

Su gimmick de desempleado y el desarrollo de un personaje social

C nos contó su motivación de encarnar a un cesante y algunas experiencias que le ha tocado vivir con el público. También profundizó la trascendencia de su rol en una realidad social que se ha endurecido en estos días y sostuvo que los luchadores deben transmitir emociones sobre el ring más allá de la performance luchística.

“Cuando empecé con esto, sólo lo pensaba con una anécdota que me pasaba sobre mí. Y con el tiempo se ha ido transformando en casi una representación de lo que está pasando en el Chile actual, pero siempre cuando iba a los shows había gente que se me acercaba y me decía ‘oiga compadre, yo lo entiendo, yo tampoco tengo pega y usted me alegra’, y a uno lo hace sentir con una motivación extra. Uno no va solamente a luchar y es lo que siempre he dicho, uno no se sube sólo al ring a lucir cuerpo, a volar, a correr y no, uno tiene que representar un ideal y si hay gente en el público que se siente identificado con eso, yo me voy contento. Siento que es una responsabilidad, sobre todo ahora con esto de la pandemia, y es bacán afrontarlo de una manera que no sea ofensiva, porque igual mucha gente puede decir ‘oye, este loco qué está haciendo, se está burlando’, pero lo hago con mucho respeto y trato de que se pase un buen momento para poder aislarte un poco de todos los problemas que uno tiene en la vida”.

El papel de desempleado, sobre todo ahora, toma mucho mayor peso y también representarlo es cuático. Una vez en un show, salí con un vasito a pedir monedas para volverme a la casa (para lesear no más, jajaja), me acuerdo que un caballero me dio monedas y me dijo ‘compadre, yo sé lo que estar desempleado’ yo me negaba y él me insistía. Uno después cuando sale de su lucha dice ‘wow, estamos logrando algo, estamos comunicando algo’ y eso llena mucho el alma, me hace sentir pleno“.

Que el público se sienta identificado con un luchador es un gran logro. Ahora de qué manera es otra cosa, si le ofende o le agrada. Pero ya que logres algo en el público es algo, sobre todo con el tema de la cesantía que no es un tema menor. Va a sonar un poco ego, pero me siento orgulloso del personaje que tengo, porque a pesar de todas las adversidades que he tenido he tratado de sacar una sonrisa o que te digan ‘buena’ con el pulgar arriba, es una responsabilidad. Los luchadores tenemos esa responsabilidad de representar algo, aunque sea alegría, tristeza, pero representar algo, no sólamente pararse y luchar. Es lo que creo yo”.

Una particular caracterización de C es la de su rostro con una barba pintada. Nos consignó que es un elemento estético que exagera y resalta el estereotipo, que surgió como protesta a que en ningún trabajo lo dejaron dejársela y que se ha transformado en una especie de marca.

“Es exagerar. Cuando uno ve en los dibujos animados a un vagabundo, ¿qué es lo que más lo caracteriza?, la barba, una barba de muchos días, cara sucia. Entonces yo quería representar eso de una forma exagerada, porque en un ring de lucha libre mucha gente te ve, y si te haces una pequeña barbita, el último de la fila no te va a ver. Entonces para mí era como algo estético y me la exageraba como una señal. Nunca me dejé la barba porque no podía. Al principio se convirtió como en una caracterización, pero después quedó como un signo de C, y la verdad es que me ha gustado”.

“Lo único malo es que recibo quejas de mis compañeros que los dejo muy manchados, pero son detalles”, bromeó.

Fuera del mundo de la lucha libre, C es actor. Bajo esa mirada, fue inevitable hacer la comparativa de la disciplina con las artes escénicas y nos consignó que la esencia es similar y que no hay más distancias que el escenario donde se presentan.

Yo siempre he dicho que la única diferencia que existe entre el teatro y la lucha libre es que uno presenta algo en un ring y otro en un escenario. Creo que eso me ha ayudado a avanzar en la lucha libre, el teatro es una rama muy importante y ayuda mucho en la lucha libre. En ambos presentas un personaje, interactúas con el público, hay luces, escenografía, producción, en ambos tienes que interactuar con alguien, cuidar a alguien, en uno con libretos y en otro con movimientos, tienen muchas similitudes y eso me ha ayudado a representar algo. Mi ideal es que el teatro y la lucha libre tienen que servir como herramienta de comunicación y también un medio para entretener a la gente y reflexionar, no obligarlas a un pensamiento, sino que compartir un pensamiento. Por ejemplo en el teatro uno presenta una obra, se prepara meses ensayando para después presentar, lo mismo que la lucha libre. Y uno presenta un ideal, un personaje, por eso son muy iguales, vienen bien de la mano. Por eso existen actores que son luchadores y viceversa, porque al final las dos tienen el fin de comunicar, de entretener, de comunicar y de entregar un mensaje“.

Con su experiencia sobre las tablas, C nos indicó que les ha sido de mucha ayuda a quienes trabajan con él, ya sea impartiendo clases de promos y desarrollo de personaje o con cualquier consejo que le puedan pedir. Esto lo toma como una retribución a lo que él ha recibido para hacer su trabajo, y reveló que también le ha servido para aprender.

Antes de la pandemia les hacía clases de teatro en La V Pro Wrestling a los muchachos. A mí me gusta ayudar, porque siento que también me han ayudado mucho en lo que es la lucha libre y mi manera de agradecer es entregando lo que sé en el tema de la actuación. Es bonito realmente, cuando trato de ayudar a alguien no es para interponer un modelo que yo ocupo, sino que les doy herramientas a esa persona para que pueda expresar lo que quiera. Me han tocado casos curiosos en donde tienen miedo de lo que quieren decir y yo trato de darles un tipo de seguridad a que ningún tema es tonto. Si tú quieres ser un luchador que su único objetivo es juntar plata para viajar y comerse todos los chicles de todo el mundo, y si tú te crees el cuento, la gente se lo va a creer también. Eso es lo que me gusta, a lo largo de estos cinco años he dado mis herramientas y he tratado de apoyar en todo lo que se pueda, algunos me han dado las gracias y es muy gratificante, muy bonito y uno también va aprendiendo cuando va impartiendo, porque no todas las personas son iguales, cada uno tiene una historia de vida diferente, un estilo diferente y esas herramientas me gustan manejarlas, me sirven para seguir creciendo como luchador, como actor o en la misma vida también. Y que la gente se acerque y me pida consejos, también es super bonito, me tienen considerado y me alegra“.

Pero no todo es caracterización. También está el lado luchístico, donde la historia debe plasmarse en el ring. C nos relató acerca de cómo se desarrolla su personaje en el ring y lo que busca en el público una vez en el desarrollo de una lucha.

Es difícil contar historias en el ring, porque aparte de luchar bien y cuidar al compañero, se tiene que hacer. Y eso se logra con práctica, no es llegar, subirse al ring y correr, uno con práctica lo va haciendo y mientras más luchas y más experiencia tengas con distintos luchadores, más se te llena tu biblioteca de lucha. También depende de lo que quieran las agrupaciones, porque no todas tienen la misma historia o el mismo tipo de show y en base a eso uno se va acomodando. En todas las agrupaciones que he ido, he sido el desempleado que busca pega, y lo que me cambia es el oponente que tengo. En el último show de La V Pro me hicieron un 3 contra 1, tenía que enfrentarme a tres oponentes que eran los más malos, jugar con las trampas, contar la típica historia del bueno y el malo, pero hacerla entretenida. Por lo menos mi método es interactivo con el público, que no sea un público de cartón, meterlo en la lucha, en la historia. Creo que eso es lo difícil de hacer historias, porque para eso mejor luchamos a puertas cerradas y no invitamos a nadie, pero me encanta que el público participe, que abuchee con ganas, que aplauda con ganas, eso es lo bonito de contar una historia del bueno contra el malo”.

Hasta antes de la pandemia tenía encontrones con el Gerente de La V Pro y con la presidenta de SNLL que siempre me hacían la vida imposible. A la gente le llama la atención la historia de la autoridad contra la víctima de turno, pero se ha visto tantas veces esta historia que, por lo menos yo como luchador y como actor, siempre trato de buscar la manera de que sea diferente, que no sea la típica del que siempre le pegan, del que siempre lo pisotean y que después llega a la cima. Puede que llegue o puede que no, uno nunca sabe, pero trato de que cada lucha sea diferente, que la gente se meta en la historia, también es importante los videos que uno hace para contar una historia. Pero también con las trampas se pierde un poco la esperanza, pero creo que después de que volvamos vamos a tener que arreglar cuentas con las autoridades”.

 

 

Balance y expectativas

El luchador nos compartió cómo ha sido su último año, donde a raíz de una lesión, se ha quedado con un buen sabor con los meses pre-pandemia para ir afianzando su performance. También nos contó sobre sus lo que anhela una vez que vuelva la actividad tras la pandemia, donde a nivel regional piensa en grande.

“Fue bueno, pero raro. Mi 2020 estaba siendo maravilloso, estaba consiguiendo objetivos y teniendo más shows, pero pasó todo esto. El 2019 estuve mucho tiempo vagando por estar arrastrando una lesión que tenía de hace tiempo y no pude luchar mucho, pero si me quedo con la mitad del 2019 y con lo que fue del 2020, fue un año muy bueno, me ayudó a tener más confianza en lo que es el personaje C. Y lo que espero del 2021, porque no creo que vuelva antes, es conquistar la V Región, quiero ser el mejor, porque hay muy buenos exponentes y es difícil ese podio, pero yo lo quiero hacer, se necesita mucho trabajo y lo voy a hacer. Pero vayamos con calma, porque este tiempo hay que aprovecharlo para reflexionar, para renovarse, recargar pilas, obvio que va a costar el regreso para todos, pero va a ser lindo cuando suene la primera campanada cuando vuelva la lucha libre, creo que esa va a ser la motivación para todos”.

 

Su trabajo en La V Pro Wrestling y Sangre Nueva Lucha Libre

C tuvo palabras para las dos agrupaciones donde actualmente se desempeña. Rescató la motivación fresca de grupos de trabajo nuevos y el trabajo mutuo que se ha dado para desarrollar su personaje en los shows.

Ha sido una muy linda experiencia porque son agrupaciones que están recién empezando y las motivaciones son más nuevas. Cuando una agrupación lleva un mucho tiempo, cuesta mantener la motivación y se renueva cuando llegan las nuevas generaciones. Pero trabajar en estas dos agrupaciones ha sido bonito, agradezco mucho a los chicos de SNLL y La V Pro que me dieron la oportunidad de participar en sus show, me dieron el espacio y realmente ha sido agradable, porque llega un momento en que empezamos a trabajar ideas juntos, nacen ideas y al final todo es sonrisas. Trato de devolverles la mano inculcando mis conocimientos de actuación o entregando un buen show para que sigan confiando en mí, uno va demostrando que entrega todo y hasta el día de hoy puedo decir que tengo dos familias, los valoro caleta a los chiquillos. Como que me brillan los ojos porque gracias a ellos, sobre todo a SNLL que me dio la oportunidad que me dio de mostrar este personaje y yo he vuelto a creer en la lucha libre, en un momento que yo pensaba que cuando me despidieron para mí era todo negro y no quería nada. Cuando me dieron la oportunidad, renací y ahora mi mente quiere puro seguir creando, experimentando. Estoy agradecido con los chiquillos, de verdad, y ojalá que toda esa energía y ese compañerismo se mantenga por mucho tiempo más”.

Acerca de la libertad de su trabajo, C nos dijo que no ha habido problemas si se da dentro de los márgenes de respeto y aspiraciones que cada agrupación.

A veces me dan la libertad. Obvio que ellos siempre ponen sus términos, sus historias, me dicen que quieren hacer ésto y cómo complementar. Uno siempre tiene que respetar el lugar donde está luchando y también uno puede poner de lo suyo. Normalmente me dejan trabajar con libertad en las promos, me dicen que tengo que hacer ésto, pero yo me puedo explayar más allá. Esa confianza que me entregan es motivante, porque no todas las agrupaciones te la dan y por lo menos siento un poco de libertad. Nunca haciendo algo que no le guste a la agrupación, porque hay un tema de respeto también, pero hasta el momento con la gente de La V Pro y con SNLL hemos convivido super bien, me dan la libertad y yo les respondo con la misma manera”.

 

View this post on Instagram

Falto uno eso siiii

A post shared by c (@cynadamas) on

“Cuarentena con C”

En un ejercicio que mezcla sus dotes de actuación y su personaje de lucha libre, C comparte “Cuarentena con C”, videos donde va representando bajo su particular humor, el mundo del Desempleado Mayor de Chile en su confinamiento. El luchador nos habló de esto también.

Nacieron de la necesidad de poder hacer algo, no quedarme callado en esta cuarentena, ya que no se puede luchar, a lo más entrenar en la casa. Y dije ‘¿por qué no aprovechamos de hacer videos?’, al principio partió como una idea de sólo subir videos y de a poco se ha estado convirtiendo en una tradición de mi parte. Ha habido harta gente que me ha dado buenas críticas, que la pasan muy bien y más que nada trato de contar cómo C, El Desempleado Mayor de Chile, trata de sobrevivir esta cuarentena, mostrando personajes como “la Mamá C”, “el Papá C” y su alter ego “Black C”. Trata muchos temas de lo que vive mucha gente, de cómo sobrevivir al encierro, qué pasa cuando la mente se empieza a hacer débil. Ha funcionado, ha mucha gente le ha gustado harto y eso me anima a seguir haciendo capítulos, aparte de darme la oportunidad de mostrar mi personaje como luchador, también me permite el hecho de actuar, y en ese sentido me llena el corazón en estos tiempos tan oscuros y tan difíciles. Ojalá seguir así hasta que esto pase, contar historias y tratar de entretener a la gente, que la gente se olvide un ratito de todos los problemas que tiene, y que vean los videos a ver qué se siente, yo con eso me voy feliz. Se está logrando de a poquito, no estoy apurado para nada, la paso muy bien grabando, a veces digo ‘qué ridículo, pero igual démosle no más'”

 

https://www.instagram.com/tv/CBg3-VrpAXS/?utm_source=ig_web_copy_link

 

El desarrollo de gimmicks en Chile

Basándonos en sus conocimientos sobre actuación, también le preguntamos a C cómo evalúa este ítem en la escena nacional. El luchador coincide en que se ha dejado de lado en desmedro del lado deportivo, y que el rol comunicacional es igual de fundamental, agregando también que estos tiempos pueden aprovecharse en buscar ideas y reflexionar sobre el tema.

No siento que sea una deficiencia, pero personalmente creo que la mayoría de los luchadores se preocupan más de saber luchar, que es muy válido, pero dejan muy de lado lo que es el personaje. Siempre he dicho que uno entrenando duro todos los días puede llegar a ser un gran luchador, ¿pero cómo te conviertes en un gran comunicador?, ¿cómo haces que la gente te diferencie?, yo creo que esa es la debilidad de la lucha libre chilena actual. También hay un tema que todas las agrupaciones de Chile ofrecen cosas distintas, hay una agrupación que solamente se preocupa de la lucha y otra que se preocupa sólo de personajes y nada de lucha, etcétera. Pero tú tienes que ser un luchador completo, pienso que el luchador completo es el que sabe luchar y sabe interpretar bien, no necesariamente ser actor, para nada, pero siento que esas son las mayores debilidades. Por ejemplo las promos que no se les pone atención y la gente que le gusta ver sólo lucha, pero también quiere saber por qué se da la lucha. Ahora, la lucha libre ha crecido exponencialmente, es una de las mejores de Sudamérica, han sido bien representados, tenemos a la primera chilena en llegar a la WWE, entonces hay un avance gigantesco, pero queda mucho por trabajar. Creo que ahora es un buen momento para dedicarse a la construcción de un personaje porque para qué ser uno más del montón, porque todos podemos luchar bien con esfuerzo, con trabajo, pero hacer un buen personaje, no estoy diciendo que yo hago un buen personaje sino por mi experiencia personal, es muy importante, porque la gente va a recordar más al personaje que a la persona que lucha bien. Es una debilidad que se tiene que mejorar, es mejorable y va por un buen camino, se están preocupando ahora de crear un buen personaje o hacer una promo y eso es trabajo, el mismo trabajo que cuesta aprender a luchar“.

 

Para cerrar la entrevista, C nos dejó una interesante reflexión a partir de sus vivencias.

El consejo que puedo dar es algo que me pasó a mí, es que si alguna vez te pasa algo malo, una mala elección o un mal momento, tienes que aprovecharlo. Sacándole el provecho a una mala situación de tu vida, es la forma en que tú te demuestras de llegar lejos. Cuando fui despedido, como dije, me fui a negro y aproveché eso, y creo que ha sido la mejor decisión que me ha pasado en la vida, porque supe aprovecharlo. Entonces, sobre todo a los cabros que están empezando ahora, aprovechen si tienen un error, un mal día o te dan una mala decisión, aprovéchenlo, búsquenle el lado bueno, porque así tú mismo vas a saber cómo salir adelante a pesar de las adversidades“.

Y como todo cesante, le preguntamos a C si retirará su 10%, aunque no es muy entusiasta con sus fondos: “Vamos a cachar cuánto tengo, a ver si retiro el 10 del 10 del 10%”, nos indicó.

Puedes seguir a C en Instagram.

El Capítulo 12 de RasslinPod Live completo, te lo dejamos aquí.


No olvides vernos en RasslinPod Live, nuestro ciclo de entrevistas, todos los jueves a las 21:00 en el Live de nuestra cuenta de Instagram. Puedes participar enviando tus preguntas y comentarios.

Por si te perdiste alguna, te dejamos en escrito los capítulos anteriores acá: Entrevistas RasslinPod Live.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s