Por David Bustamante

Las redes sociales han dado una caja de resonancia mayor a opiniones que antes se quedaban en la puerta de la casa con una vecina, en el taxi, en el pasto con los amigos, etc. Gracias a esta ventana de opinión que puede llegar a ser global, los fanáticos pueden compartir con mayor exposición sus opiniones sobre la lucha libre, algo que en general es positivo, pero que puede generar también dinámicas negativas, las que nos hacen preguntarnos ¿Realmente les gusta la lucha libre?

Hace más de un año Bayley y Sasha Banks no venían bien en WWE, habían perdido relevancia ante otras luchadoras, incluso la abrazadora tuvo un feudo con Alexa Bliss donde esta último tuvo el dominio absoluto. Era común leer quejas sobre esto, que ambas no tenían el trato que merecían (muy común cuando un luchador que gusta no tiene un push), que WWE las estaba desaprovechando, que las que eran campeonas no merecían serlo, que ojala se fueran a las indie porque ahí si las respetarían etc. Hoy, muchos meses después, el escenario es otro; Sasha y Bayley monopolizan los títulos femeninos, en una historia donde son las heel dominantes, las mismas personas que exigían mejores condiciones para estas luchadoras hoy se quejan porque están tapando a las demás luchadoras, son aburridas y un eterno etc. Esto no solo pasa con este ejemplo, lo podemos ver en cada push que se realiza o con cada luchador que gana/pierde un título.

No confundir, es legítimo, que no te guste un luchador o una historia, es cierto que el momento actual de WWE no es el mejor, pero el acceso a dar una opinión e incluso poder mandarla a estrellas ha provocado que mucha gente crea que los servicios encargados de la entretención, desde la lucha libre a las series, tienen que estar al servicio de sus deseos, por sobre si lo mostrado es de calidad. Los fans pierden más tiempo quejándose y exigiendo que los creativos hagan esto u otro que disfrutando del show que se supone les gusta, un verdadero sin sentido.

En Chile no hay excepción, vivimos llorando porque la lucha libre sea más protagonista, suba su nivel y tome otros espacios de difusión, pero cuando una promoción intenta hacer una promo en una radio, ocupar un espacio televisivo, difundir o mostrar que acá se hace lucha; de inmediato salta la manada de iluminados a dar cátedra: Como no ven que esto esta arreglado, pobres que no saben que es el kayfabe, para que va a la televisión si hacen el ridículo. Son comentarios que leí cuando Xtreme fue a un reality show, cuando Bundy y Levy hicieron una promo en una radio, cuando Pedro Pablo hizo un segmento en televisión. Si, estoy seguro que tienes interesantes comentarios sobre como se pudo hacer mejor, todos los tenemos, pero ellos lo hicieron y nosotros no.

Reitero, si algo esta mal, si algo no fue de calidad y derechamente aburrió, están en todo el derecho de decirlo, es hasta sano que el promotor sepa que no hubo una buena recepción de una idea. Pero que eso no signifique quejarnos de absolutamente todo o no disfrutar nada que se haga en la lucha, la que se supone nos gusta, dejemos de autosabotearnos.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s