Por David Bustamante

Comencé a ver lucha libre porque lo disfrutaba, todavía lo hago, los movimientos, las historias y los sentimientos, por eso la considero un arte; hay mucha belleza en las luchas que nos quedan eternamente en la retina. Pese a esto, el último tiempo los comentarios que abundan en la respecto al wrestling van dirigidos a otro aspecto, cada vez se comenta menos lucha, se discute menos sobre lo sucedido en el ring, y abunda la discusión sobre que luchador tiene que irse a que empresa o que historia hay que contar, pero se nos olvido disfrutar.

Mientras estudiaba historia, en las primeras semanas de ingresar a la Universidad, un profesor de historia indígena frenó una opinión de un compañero sobre “qué habría pasado si…”, el ejercicio puede ser entretenido en una fiesta, con un trago en la mano; pero infructuoso en el ejercicio de estudiar historia. En la lucha es similar, podemos discutir horas sobre qué debería hacer o no Vince, a quién debería contratar, a quién debería darle un push; pero el multimillonario dueño de WWE nunca nos leerá, no tiene el menor sentido. No es que esté en contra de conversar o discutirlo, es entretenido y también acostumbro a hacerlo junto a mis amigos, pero cuando este ejercicio, entretenido pero fútil, nos impide disfrutar la actividad que se supone nos gusta, comienza a carecer de sentido.

Recuerdo unos años atrás, cuando Alexa Bliss era la Campeona Femenina de WWE, venció a Bayley en Extreme Rules, una lucha con un palo de kendo, bastante mala. Muchos fanáticos hablaban de como se desaprovechaba a Bayley, una luchadora con gran habilidad, casi ridiculizándola ante Alexa. Han pasado varios años, Bayley está en un gran momento como la heel principal de WWE, pero las quejas por ser “pala” y enterrar a otras luchadoras abundan. Una dicotomía en las opiniones que se ha hecho una constante en el mundo de la lucha.

¿En qué momento disfrutamos la lucha libre? En lo personal siento que los años 2018 y 2019 WWE tocó fondo en lo creativo, dejé de verlo y me enfoqué en la lucha nacional, esto lo puntualizo para aclarar que no me ciego y me parece legítimo decir que un producto es malo. Este año retomé debido a que retomamos los podcast y me parecía que era necesario poder opinar con bases, sin duda no estamos al nivel de los 90′ o 2000′, pero el producto está lejos de ser tan malo como cuando dejé de verlo. Roman Reigns esta siendo bien utilizado (por fin), la lucha femenina tiene espacios constantes con varias luchas por show, hay historias y desarrollo en casi todos los campeonatos, la calidad no es histórica, pero se puede disfrutar.

Querer bookear y decir que sería entretenido de ver es un ejercicio que a todos nos gusta, pero si ver lucha libre se basa sólo en eso, carece todo de sentido… Para que perdemos tantas horas semanales en algo que no nos gusta. WWE esta en un buen momento, AEW esta en desarrollo pero tiene shows interesantes, Impact esta recuperando nivel. Disfrute, evalúe, critique, pero disfrute; si no logra hacerlo, busque otro hobbie.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s