Por David Bustamante

Cuando comenzó la pandemia, debido a la necesidad de generar contenido ya que la lucha libre estaba detenida, comencé un maratón de AEW viendo todos los Dynamite, algunos resumidos, todos los PPVs, para terminar cubriendo semana a semana la empresa de Tony Khan. Saqué muchas conclusiones, las que compartí hace unos meses, pero sin duda lo más preocupante es la ausencia de relevancia que tiene la división fememina.

Como suele suceder cuando hay bandos con verdades absolutas, lo más certero se encuentro en medio, AEW no es la panacea, no son los mesías del wrestling moderno, como aseguran algunos de sus fanáticos, pero tampoco son un bodrio, una empresa de mentira sin sentido, como algunos fanáticos de WWE replican. Es una programa entretenido, que entrega contenido diferente, y es una buena opción a WWE, se puede disfrutar de ambas empresas sin problemas, ya que los principales programas de cada empresa no compiten. Pero así como defiendo que AEW es una alternativa más que valida con varias historias que sin duda tienen muy buenas luchas y puntos altos, también aseguro que cometen varios errores que deben mejorar si quieren elevar el nivel de su producto, la más importante es la división femenina.

Revisa: Análisis de AEW Parte 1

Esto no es nuevo, en general la lucha femenina debió luchar contra la visión de “relleno” de muchos promotores y dueños de empresas de lucha libre, en Chile y el mundo entero, solamente en Japón hubo un nivel mayor en los 90′ pero bajo el alero de empresas exclusivamente femeninas. Hay gente que lleva años peleando espacios femeninos, en la segunda mitad de la década del 10′ tuvo su recompensa, desde WWE al resto del mundo, la lucha femenina ha tenido un boom dándole la importancia que merece, demostrando de paso que su nivel no tiene nada que envidiar a la lucha masculina. Sin ir más lejos durante Summerslam 2020 tuvimos 3 luchas femeninas, hace unos años muchos ppvs se hacían sin ningún combate entre luchadoras.

La escena titular de AEW ha sido lamentable, primero Riho fue una campeona sin nada que entregar, Nyla Rose mejoró algo, Hikaru Shida ha demostrado ser una gran luchadora con defensas notables como la que tuvo con Thunder Rosa. Entonces ¿Cuál es el problema? cuando veía el programa en maratón, viendo varios capítulos a la semana, la división se me hizo mucho más entretenida ya que tenía las respuestas a las incógnitas planteadas de inmediato, pero al quedar al día, viendo los episodios semana a semana, queda en mucha evidencia el bajísimo espacio que tiene la división en el programa, siempre en el mismo lugar, previo al evento principal, justo antes de que se anuncien las luchas de la siguiente semana, y con un tiempo casi con cronómetro, donde vemos luchas cortas, promos poco trabajadas y sin espacio para una construcción real, ya que si la campeona lucha, la retadora se ausenta; si el día corresponde a la retadora, la campeona pasa a un segundo plano… ¿Tan difícil es poner dos luchas por episodio para que ambas puedan lucir?

La lucha femenina es un deber, lisa y llanamente, así debe ser tomado, una obligación para cualquier empresa que pretenda ser sería, no puede ser que la división femenina sea solo por cumplir.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s